La familia de Eduardo Bozo, de 20 años de edad, quedó de luto la noche del pasado jueves por el asesinato del joven que murió tras haber recibido una puñalada en el pecho que le llegó hasta el corazón. Al parecer iban a robarlo.

El lamentable hecho ocurrió en la circunvalación 2 de Maracaibo, estado Zulia, a pocos metros de su casa ubicada en el barrio Los Olivos. Entre los llantos de su madre, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) procedió con el levantamiento del cadáver, según reseñó Panorama.

Según testigos y fuentes policiales, el joven se encontraba camino a su casa a las 8:30 de la noche junto a unos amigos. Pasaron una alcabala de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se encontraba en la avenida, y al llegar cerca de su casa, los jóvenes fueron abordados por unos delincuentes.

Los maleantes los emboscaron y le exigieron a Bozo que entregara sus pertenencias. Sin embargo, el muchacho se resistió, por lo que lo apuñalaron. El golpe dio en el corazón, ya que era la única herida que presentaba el occiso.

El grupo salió corriendo y llegó hasta la casa de la madre de Bozo para darle la noticia. “De inmediato salimos a ver dónde estaba y lo vimos tirado, con ayuda de amigos lo llevamos hasta el Hospital Adolfo Pons, pero llegó muerto. Se desangró” aseguró la madre.

Cabe mencionar que Eduardo Bozo trabajaba por su cuenta, no estaba estudiando y tenía tres hermanos, pero uno de ellos fue atropellado cuando se disponía a cruzar la misma avenida hace tres meses. Sus amigos aseveraron que era un buen muchacho.

Comments

Comments are closed.