La cumbre del G20 en Buenos Aires se anticipa como una de las más tensas de la historia del foro. Pero los acompañantes de los jefes de Estado y de Gobierno de las 20 mayores economías del mundo tienen un programa bastante más distendido en la capital argentina.

Un almuerzo en una residencia fuera de la ciudad, obsequios y una recorrida por un museo de arte Latinoamericano, son parte de lo previsto para este grupo de 14 mujeres y el de momento ausente esposo de la canciller alemana Angela Merkel, del que es anfitriona la primera dama local, Juliana Awada.

El marido de Merkel, Joachim Sauer, está demorado por un problema en el vuelo que igualmente dejó a la líder afuera de la primera jornada de reuniones oficiales.

Entre las presentes figuran Melania Trump, esposa del mandatario de Estados Unidos; la francesa Brigitte Macron; Emine Erdogan, esposa del presidente de Turquía, y Sophie Gregoire Trudeau, del primer ministro de Canadá.

Un día después de reunirse con la primera dama de Francia, y de participar junto a la reina Máxima de Holanda de un evento del grupo Task Force de Mujeres Líderes en Negocios, Awada recibe este mediodía a sus pares e invitadas de organismos internacionales en la residencia de Villa Ocampo.

La casa, construida a fines del siglo XIX, donada por la escritora argentina Victoria Ocampo a la Unesco para promover la cultura en 1973, está ubicada en San Isidro, una de las localidades más exclusivas de la zona metropolitana de Buenos Aires. En el pasado, la residencia alojó a figuras como el escritor argentino Jorge Luis Borges, el compositor ruso Igor Stravinsky, y el filósofo y escritor francés Albert Camus.

Después de una recepción en el jardín, los visitantes disfrutarán puertas adentro de un platillo de carne argentina, preparada por el reconocido chef Francis Mallmann.

Awada, cuyo estilo fue destacado por la revista Vogue, fue la encargada de elegir los obsequios de la presidencia para los participantes de la cumbre: una chalina de alpaca, tejida en telar criollo por mujeres de una cooperativa de la provincia de Catamarca, en el noroeste del país, y una pulsera de plata argentina diseñada por el artista y joyero local Ignacio Bárcena.

La agenda de los acompañantes converge en la tarde del viernes con la de los jefes de Estado para una cena de gala en el teatro Colón.

Pero mañana, seguirán su programa con un recorrido, por la exhibición permanente del Museo de Arte Metropolitano de Buenos Aires (MALBA), ubicado en Palermo.

El fundador del museo, Eduardo Costantin, guiará a los ilustres visitantes en la recorrida por sus salas, donde apreciarán 400 obras de artistas de la región. Luego se reunirán con una decena de los más importantes artistas del país, representantes de varias provincias, entre ellos Marta Minujín, Diana Aisenberg y Graciela Hasper. Una de las creaciones de esta última fue entregada por Awada a la primera dama francesa en su encuentro del jueves.

Una comida a cargo de tres afamados cocineros argentinos, entre ellos Fernando Trocca, uno de los chefs más conocidos en el país, y la presentación de un proyecto de arte e infancia, cerrarán las actividades del grupo el sábado.

Comments

Comments are closed.