MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) – Un 45 por ciento de los hospitales públicos de Venezuela ha registrado eventos violentos, como hurtos o disparos, así como un 62 por ciento de agresiones por parte de familiares de pacientes, según refleja un informe de la ONG Médicos por la Salud.

El documento muestra que un tercio de las camas hospitalarias del país no se encuentran operativas y que más de la mitad de los centros sufren fallos en el servicio eléctrico y de agua (un 67 por ciento). Un 95,6 por ciento de los aparatos de tomografía se encuentran fueran de servicio.

En el país hay al menos 300 hospitales públicos y ambulatorios con unas 44.000 camas, además de unos 2.500 centros privados con unas 7.500 camas, según datos de la Federación Médica Venezolana.

En los hospitales “la situación (tiende) a deteriorarse a través del tiempo, inclusive en meses”, ha afirmado durante una rueda de prensa Julio Castro, que forma parte del grupo de doctores que crearon Médicos por la Salud en 2014 para defender el derecho a la salud ante la falta de datos oficiales.

“Creemos que esa violencia (contra médicos) tiene que ver con que un padre llega con su hijo asmático y le dicen que no hay medicamentos”, ha aseverado el médico.

Castro ha subrayado que los hospitales públicos generalmente están en “zonas populares con entornos problemáticos” de seguridad, donde bandas criminales rivales se enfrentan entre ellas o con la Policía.

Comments

Comments are closed.