PARÍS (AFP) – El carbón es el mayor emisor de CO2 pero sigue siendo la principal fuente de energía en el mundo y su demanda se mantiene, especialmente China. Otros países registraron también un fuerte crecimiento en su consumo, entre ellos Indonesia, Malasia, Pakistán, Filipinas y Vietnam.

La demanda mundial de carbón volvió a aumentar desde 2017, después de dos años de caída, hasta las 5.357 Mtec (millones de toneladas equivalentes de carbón), según cifras de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El carbón es el mayor emisor de CO2 pero sigue siendo la principal fuente de energía en el mundo.

El carbón se utiliza principalmente para generar electricidad. Las plantas de carbón siguen siendo la mayor fuente de producción de electricidad del mundo (40%, por delante del gas).

Las centrales de carbón chinas aumentaron su producción desde 2017, pero su apetito podría caer bajo la presión de las políticas que buscan mejorar la calidad del aire en las ciudades chinas, señala la AIE, ya que el carbón desempeña un papel importante en las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Muchos países en desarrollo consideran que el carbón es importante para su desarrollo económico debido a su disponibilidad y a su costo relativamente bajo”, explica la agencia internacional.

A largo plazo, la AIE prevé que la demande se estanque en torno a los 5.400 millones de toneladas para 2040. La caída de la demanda de China, de la Unión Europea y de Estados Unidos se vería compensada por el aumento en India y el sudeste asiático.

En España, activistas de Greenpeace accedieron a una central térmica de La Coruña para denunciar el impacto del carbón en el cambio climático y en la salud.

 

Comments

Comments are closed.