La tasa de emancipación de la población española entre los 20 y los 29 años ha empeorado año tras año desde 2009, incluido 2018. De hecho, en diez años ha bajado del 12,21% entre los 20 y 24 años al 7,60% en 2018, mientras que ha descendido del 44,19% entre los de 25 a 29 años al 38,20% en 2018.

Así lo pone de manifiesto el Índice Sintético de Desarrollo Juvenil Comparado 2018 (ISDJC-2018), elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, en el marco del ProyectoScopio, que se ha presentado este jueves 29 de noviembre en Madrid.

Por el contrario, la tasa de emancipación en Europa ha ido subiendo desde 2009. En aquel año, residían fuera de su hogar de origen un 27,83% de los jóvenes de 20 a 24 años y un 57,71% de 25 a 29. En 2018, más jóvenes europeos se independizaron de casa de sus padres: un 30,44% y un 59,27%.

El informe, que se basa en estadísticas de Eurostat y otras fuentes españolas, y que tiene en cuenta datos sobre Educación, Empleo, Emancipación, Vida y Tecnologías, señala que en los últimos 10 años el grado de desarrollo de la juventud española ha mejorado, aunque “la brecha es más grande” con respecto a Europa, pues en 2009 estaba más cerca de la media europea que ahora.

De hecho, España se encuentra actualmente en la cola de Europa, sólo por delante de Grecia, Bulgaria, Italia y Rumanía. Según indica el Índice, la mala posición de España en desarrollo juvenil se debe a los resultados obtenidos en Empleo y Emancipación.

Comments

Comments are closed.