Gracias al gran avance tecnológico y a los últimos descubrimientos bajo la superficie de algunos satélites, podríamos tener la capacidad de encontrar otras formas de vida en el sistema solar dentro de poco tiempo.

Una investigación elaborada por David Clements, quien es docente del Imperial College de Londres, y publicado por el Journal of the British Interplanetary Society, aseguró que en algunas décadas, seremos capaces de encontrar vida fuera de la Tierra, analizando la paradoja de Fermi. La paradoja expone lo contradictorio que resulta que si bien la vida debería abundar en el espacio gracias a sus dimensiones y si bien nosotros somos una prueba de ellos, no hayamos sido capaces de contactar con ella.

En un intento de responde a esta pregunta, Clements, analiza la historia de la vida en la Tierra, las condiciones que se creen necesarias para que la vida se desarrolle y la existencia tanto de planetas como de lunas habitables en el sistema solar, teniendo en cuenta esas condiciones, reseñó News Week.

El investigador explica que para que la vida se desarrolle fuera de la tierra, solo hace falta agua y alguna forma de energía, por lo que nombró a dos cuerpos celestes que reúnen estas condiciones: Jupiter y Saturno.

El hielo se impone entre nosotros

Clements sostiene que la vida podría existir en estos momentos, y que razón por la cual aún no hemos sido capaces de hacer contacto con ella, es porque se encuentran recluidas bajo la superficie de hielo marciano de esos satélites; “bajo impenetrables y profundas barreras de hielo”, aseguró el investigador.

Asimismo, ha explicado que la vida bajo el agua no tiene por qué no ser inteligente. Por lo que puso como ejemplo algunos organismos muy complejos: Efectivamente, las habilidades de los pulpos son bastantes sorprendentes”.

De igual manera, acotó que dos décadas parece un período de tiempo razonable porque “están en camino una serie de misiones y de instalaciones de observación durante los próximos 10 o 20 años que darán un impulso importante a nuestra capacidad de detectar vía en otras partes”. alaciones de observación durante los próximos 10 o 20 años que darán un impulso importante a nuestra capacidad de detectar vía en otras partes”.

Comments

Comments are closed.