En un principio, el calentamiento climático era fenómeno natural. La atmósfera terrestre está hecha de gases que absorben rayos infrarrojos. Esto significa que se retiene el calor del sol, formando una capa termal alrededor del planeta. Sin este proceso, las temperaturas serían de 18 grados bajo cero y la vida muy difícil.

Pero ese fenómeno natural se ha visto desestabilizado por las concentraciones, especialmente de tres gases: dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, que alcanzaron los niveles más altos en 800.000 años.

En 130 años, la temperatura promedio del planeta subió 0,85°C. El actual ritmo de crecimiento de las emisiones llevaría a un aumento de 4° para 2100.

Según los meteorólogos el hombre es el principal responsable con:

-el consumo de combustibles fósiles: las emisiones de CO2 alcanzaron 2 billones de toneladas desde la primera revolución industrial de 1750;

– el metano que genera la agricultura intensiva es responsable de entre 10 y 12% de los gases de efecto invernadero, y los rumiantes de cerca del 40;

-finalmente la deforestación: que destruye la vegetación que absorbe el CO2.

El impacto del calentamiento climático es visible en todos los continentes, con multiplicación de fenómenos como:

-el empeoramiento de las sequías
-inundaciones
-crecimiento del nivel del mar por el derretimiento de los glaciares y la expansión del agua
-acidificación de los océanos
-y desaparición de algunas especies tanto de animales como vegetales.

Sus consecuencias serán devastadoras e irreversibles si no son controladas rápidamente, advierten los expertos de la ONU.

Comments

Comments are closed.