Colombia, uno de los países que está recibiendo a migrantes venezolanos, podría ser la “heredera intelectual” los exiliados del vecino país, por lo que debería aprovechar esos conocimiento para su desarrollo.

Según reseñó el diario The New York Times, en el año 2000, una de las primeras olas de emigrantes venezolanos llevó a la nación neogranadina a gerentes y técnicos petroleros que fueron despedidos por el presidente Hugo Chávez de Pdvsa.

Gracias a estos profesionales, la industria petrolera colombiana multiplicó su actividad de 560.000 barriles diarios a 900.000 barriles en 2011.

No obstante, la otra ola emigratoria desde 2010 a 2014 llevó a académicos, editores y periodistas por sus “diferencias ideológicas con el chavismo“.

Comments

Comments are closed.