Un venezolano de 23 años fue asesinado la madrugada del miércoles a golpes cuando un delincuente intentaba robar el local en donde trabajaba como vigilante en Cartagena.

El joven, identificado como Richard Alejandro Orduño Aldana, era abogado y trabajaba como vigilante desde hace cuatro meses.

De acuerdo con la hermana de la víctima habían llegado hace un año a Cartagena desde Venezuela.

Según una amiga y compañera de trabajo del joven, a las 5 am cuando llegó al local encontró al joven inconsciente en el suelo, por lo que llamó a la policía.

El ataque quedó registrado por las cámaras de seguridad en donde se observa cuando el venezolano recibe un golpe en la cabeza y la cara con un palo, según El Heraldo.

El cuerpo de Richard será repatriado a Venezuela en donde le darán cristiana sepultura.

Comments

Comments are closed.