Un joven australiano de 29 años ya ha ‘muerto’ en casa de su primo, en un aeropuerto y en las escaleras de su oficina por culpa de una enfermedad cardiaca que se llama miocardiopatía hipertrófica.

Comments

Comments are closed.