Un gerente de McDonald’s en Santa Ana, California (EE.UU.), fue atacado por una mujer indignada ante la escasez de bolsitas de kétchup. Según la Policía, la sospechosa entró al restaurante por la puerta trasera que utilizaba el personal y pidió kétchup.

Cuando éste le dijo que no podía estar allí, la clienta empezó a empujarlo, golpearlo y asfixiarlo, mientras otro empleado trataba de separarla. Finalmente, un hombre, que no parece ser un empleado, entró por la puerta trasera, se acercó a la agresora, la agarró y la condujo hacia la puerta.

Comments

Comments are closed.