Llevar un estilo de vida acelerado, entre el trabajo, el hogar y los estudios, puede generar que en ocasiones no le brindemos la atención necesaria a ciertas cosas importantes que a la larga terminan perjudicando nuestra salud.

Comer fuera de hora, apurado o bajo mucho estrés, puede ser uno de estos detalles que aunque parezca insignificante, puede influir en muchos aspectos de nuestra salud.

No dedicarle el tiempo necesario a cada comida, puede causarnos indigestión, acidez y una infinidad de problemas gástricos a largo plazo. Además, el no masticar bien los alimentos, evita que bajemos de peso, ya que nuestro estómago debe trabajar “el doble” para procesar cada comida.

Varías veces el estrés nos lleva a terminar el plato rápidamente y no le dedicamos los minutos necesarios, sin embargo, lo más aconsejable es apartar un tiempo conciso, y olvidándonos de otros problemas y preocupaciones para ayudar a nuestro cuerpo, mejorar nuestro sistema metabólico y evitar problemas a futuro.

Los especialistas recomiendan masticar el mayor número de veces un alimento, si no nuestro organismo va a trabajar con mayor dificultad.

El doctor Francisco José García Fernández, asegura que: “Masticar bien supone conseguir una adecuada fragmentación del alimento ingerido para que pueda deglutirse adecuadamente, y que se pueda mezclar con los jugos salivares para dar comienzo a la digestión. Se conoce desde hace tiempo que el masticar lentamente, y en un número elevado de veces, facilita completar esta fragmentación del alimento”, destacó, según lo reseñado por Globovisión.

Además, alegó que un estudio de la ‘Experimental Biology Conference’, demostró que masticar más de 40 veces suponía “un claro beneficio”, provocando mayor sensación de saciedad, menor apetito y una menor ingesta global.

De igual modo, este trabajo demostró un incremento en la absorción de nutrientes, probablemente por la mayor fragmentación y eficacia en la acción de las enzimas digestivas.

Comments

Comments are closed.