Tras casi nueve meses de su nacimiento, la criptomoneda “Petro” impulsada por el Gobierno de Nicolás Maduro es una fantasía que se trata de imponer al país como forma de pago para comprar pasajes de avión, compraventa de viviendas y otras actividades económicas cuando ni siquiera se ha respetado la fecha del 5 de noviembre como inicio de operaciones, un nuevo fiasco, señalan la mayoría de los expertos.

De acuerdo a lo reseñado en el diario El Mundo, el chavismo vende al petro como un “Supermán económico con el que pretenden resolver su derrumbe económico y una de las piedras angulares de su narrativa propagandística: la alternativa criolla para la economía del mundo”.

“Venezuela es vanguardia de la nueva era digital”, señaló el pasado viernes el primer mandatario Nicolás Maduro, al tiempo que comentó que “estamos construyendo la nueva historia de la economía venezolana. Trabajadores de mi patria, llegó el momento de ahorrar en petros”.

Según lo reseñado en el medio, el petro sobrevive hoy en una tercera dimensión ajeno a la economía real del país. Incumpliendo una fecha tras otra, el gobierno bolivariano ha sido incapaz de lanzarlo a la circulación digital. La semana pasada, incluso, sufrió una nueva mutación para transformarse en un certificado de ahorro. Nada se sabe de los 5.000 millones de dólares que el gobierno aseguró ya ha fueron invertidos por compradores para comprar petros.

El economista Luis Oliveros indicó que el petro “no existe en el mundo real, en la imaginación del gobierno sí”, mientras que Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad John Hopkins (Baltimore, EEUU), manifestó que “el petro es un fraude. Se ha lanzado dos veces y nada. Las principales agencias de calificación criptográficas lo llaman una estafa. Es tan sombrío como se pone”.

“La característica principal de un blockchain (cadena de bloques que elimina a los intermediarios tradicionales) es que todo queda registrado en un libro mayor de cuentas públicas, inexistente todavía. No se ha registrado ningún cambio de mano del petro en ningún blockchain. Hay un backup blockchain al que se puede ingresar pero ni siquiera están el 1% de las supuestas transacciones que han sucedido con el criptoactivo”, acotó un experto venezolano conocedor de la operación que ha hablado con El Mundo bajo anonimato.

Asimismo, el experto denuncia que son muchos los obstáculos a la hora de bajar el monedero: “Sin Wallet (monedero) no hay dónde guardar petros. Y la validación de los usuarios tampoco ha funcionado. Y ni siquiera puedes sacar el dinero porque la opción para eso dice próximamente”.

Hasta ahora la sede de la Superintendencia Nacional de los Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) ubicada en el centro de Caracas es el único lugar donde se pueden comprar petros, aunque no te los entregan sino que te dan un certificado de papel.

“Todos estos factores indican que no ha sido transado el primer petro, porque ni siquiera puedes sacarlos de la Sunacrip. ¿Cómo cambian de mano? Si no ha cambiado de mano no hay activo existente”, aseveró.

Comments

Comments are closed.