Miles de bomberos luchaban por quinto día consecutivo para contener los incendios en California, que dejan al menos 31 muertos y gran devastación, mientras se pronostican fuertes vientos en la región.

El incendio, que desde el jueves arrasa al norte de California, igualó al más mortal registrado en la historia de Estados Unidos.

Unos 4.500 bomberos de lugares lejanos como del estado de Washington y Texas han estado trabajando para ponerle freno al avance de las llamas mientras equipos de búsqueda respaldados por antropólogos y un laboratorio de ADN intentan identificar restos, a veces reducidos a no más de fragmentos de hueso.

Los automóviles que quedaron atrapados en las llamas fueron reducidos a esqueletos de metal, mientras que las pilas de escombros arden en el lugar donde antes había residencias, de las que ocasionalmente queda una pared de ladrillo o una chimenea.

El incendio “Camp Fire”, que arrasa una vasta región en el condado de Butte, al norte de Sacramento, capital del estado, es el incendio más grande y destructivo de varios focos activos en el estado, que han provocado la evacuación de más de 250.000 personas, y la destrucción de 6.400 viviendas en la ciudad de Paradise.

Las autoridades advirtieron que la propagación de incendios fue más rápida que en el pasado.

“Hace diez o veinte años, te quedabas en tu casa cuando había un incendio y eras capaz de protegerte”, explicó a la prensa el jefe de bomberos del condado de Ventura, Mark Lawrenson.

Pero “las cosas no son lo que eran. La tasa de propagación es exponencialmente mayor de lo que era, por favor, consideren las órdenes de evacuación”, dijo.

El gobernador de California, Jerry Brown, abundó: “Esta no es la nueva normalidad, esta es la nueva anormalidad. Y esta nueva anormalidad continuará en los próximos 10, 15 o 20 años”.

“Desafortunadamente, la mejor ciencia nos dice que el calor, la sequía, todas esas cosas, se intensificarán”, advirtió.

El “Woolsey Fire” devastó zonas de Thousand Oaks, donde la comunidad aún no se recupera de la muerte de 12 personas en un bar de música country luego de que un veterano marine abriera fuego.

Sus llamas ya consumieron 34.600 hectáreas, destruyeron al menos 177 edificaciones y el fuego estaba controlado apenas en un 15%, dijo Cal Fire.

La residencia de la cantante Miley Cyrus fue una de las destruidas por el incendio.

“Totalmente devastada por los incendios que afectan a mi comunidad. Soy una de las que tuvo suerte. Mis animales y el AMOR DE MI VIDA pudieron salir & y eso es lo que importa ahora”, tuiteó la estrella.

“Mi casa ya no está pero permanecen firmes los recuerdos compartidos con familiares & amigos”, agregó.

Con información de agencias

Comments

Comments are closed.