El canciller de la república, Jorge Arreaza, rechazó las declaraciones emitidas por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien declaró este miércoles luego de reunirse con el presidente colombiano Ivan Duque, que la Unión Europea “no apoya al gobierno de Nicolás Maduro” y que apreciaba al “papel que juega Colombia en ese contexto”.

En este sentido, el funcionario venezolano calificó las declaraciones como “hostiles” por parte del funcionario europeo. “Dejó en evidencia su respaldo a las tesis desestabilizadoras que algunos gobiernos belicistas pretenden imponer en Venezuela”, escribió a través de la red social Twitter.

Adicionalmente, Arreaza, publicó un comunicado en el que el gobierno venezolano repudia lo dicho por Juncker, y crítica la posición de la Unión Europea, que “lejos de trabajar en la construcción de mecanismos de diálogo y cooperación con Venezuela”, centre sus esfuerzos en asumir pasivamente el rol de “eslabón útil” en la oscura estrategia de “agresión que el gobierno supremacista de los Estados Unidos pretende implementar en Venezuela”, expresa el comunicado.

Juncker manifestó que es de menester “llevar a Maduro a los tribunales internacionales” a lo que agregó que esta totalmente de acuerdo con el planteamiento de Colombia de “denunciar al presidente venezolano en la Corte Penal Internacional (CPI)“.

Venezuela se encuentra viviendo la pero crisis migratoria de su historia, según la ONU, 2,3 millones de venezolanos (7,5% de la población de 30,6 millones) vive en el exterior, de los cuales 1,9 millones han emigrado desde 2015, cuando empeoró la crisis económica. Unos 870.000 residen en Colombia y unos 200.000 en España, según estas cifras.

El éxodo en Venezuela es forzado por una hiperinflación que treparía a 1.350.000% en 2018, según el FMI, combinada con escasez de medicamentos y bienes básicos.

A continuación Comunicado completo:

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela expresa su más enérgico repudio a las hostiles e infames declaraciones proferidas por el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tras su encuentro en Bruselas con el Presidente de Colombia, en las que dejó en evidencia su respaldo a las tesis desestabilizadoras que algunos gobiernos belicistas pretenden imponer en Venezuela.

Resulta inaceptable que, sobre la base de las reiteradas mentiras argüidas por Iván Duque, en su afán de lucrarse de los dineros europeos, las más altas autoridades burocráticas de la Unión Europea desvíen su atención de los múltiples e impostergables problemas que enfrentan los pueblos de Europa, para plegarse a las posiciones ofensivas contra el gobierno revolucionario, que tienen como fin último provocar la ruptura del orden constitucional en Venezuela.

Sorprende al Gobierno Bolivariano que la Comisión Europea, lejos de trabajar en la construcción de mecanismos de diálogo y cooperación con Venezuela, centre sus esfuerzos en asumir pasivamente el rol de “eslabón útil” en la oscura estrategia de agresión que el gobierno supremacista de los Estados Unidos pretende implementar en Venezuela, a través de uno de sus vasallos suramericanos.

Finalmente, la República Bolivariana de Venezuela, al reiterar que no tolerará ninguna acción que pretenda lesionar la dignidad del Pueblo Venezolano, insta a las altas autoridades burocráticas de la Unión Europea a descartar la agresión y la ofensa como método de relacionamiento externo, y a retomar la relación de igualdad, respeto y transparencia que históricamente han mantenido con nuestro país.

Comments

Comments are closed.