El presidente Nicolás Maduro respondió este miércoles a la acusación de Estados Unidos sobre un supuesto financiamiento de Venezuela a la caravana de migrantes hondureños que pretende cruzar la frontera de México y Estados Unidos.

“Tremendo poder de convocatoria que yo tengo en Centroamérica pues”, ironizó Maduro en respuesta a las declaraciones del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence quien ayer afirmó que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, le dijo que la caravana fue organizada por grupos de izquierda hondureños y financiada por Venezuela.

“(Pence) llegó a decir que esa caravana de migrantes está siendo financiada (por Venezuela)” para “poner a prueba la seguridad y la defensa de Estados Unidos. No sé para qué”, expresó Maduro durante una reunión con intelectuales en Caracas.

El mandatario agregó que la acusación, sobre la que Pence no presentó ninguna prueba, carece de fundamento y sería irrisoria.

“Si no fuera porque lo dice un extremista, un loco extremista como Mike Pence y lo peligroso que eso significa para la seguridad personal mía que ya ha sido objeto de un atentado abierto, público y para la seguridad del país uno solo se reiría de eso”, insistió Maduro.

El mandatario venezolano dijo que lo dicho por Pence “lo primero que provoca es risa y lo segundo es preocupación porque ya comienza la paranoia imperialista” a acusarle “de todo lo que les ocurre a ellos”.

Y ellos son capaces de hacer cualquier cosa en el mundo, alerto al mundo sobre la paranoia de Mike Pence y de los sectores extremistas del Gobierno de Estados Unidos contra Venezuela, tiene una obsesión porque no han podido derrotarnos, no han podido hacer que nos rindamos ni lo podrán hacer jamás”, agregó.

El mandatario venezolano añadió que existe una campaña mundial “brutal” que pretende presentar a Venezuela como “una amenaza” y justificar cualquier cosa, desde una “guerra contra Venezuela, una invasión, el asesinato del presidente”, entre otras supuestas acciones violentas.

El vicepresidente de EEUU subrayó ayer que el Ejecutivo liderado por el presidente, Donald Trump, hará todo lo que esté en su poder para evitar que esta caravana llegue a territorio estadounidense y “viole” la frontera sur del país.

La caravana, que partió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) en dirección a Estados Unidos, está formada actualmente por más de 7.000 personas, según estimaciones de la ONU.

Con información de AP y EFE

Comments

Comments are closed.