El expreso político venezolano, Lorent Saleh, rompió el silencio este martes una rueda de prensa este martes desde Madrid, España, donde se encuentra junto a su madre luego de que fuera liberado por el gobierno de Nicolás Maduro.

“Estoy un poco nervioso porque les hablo luego de cuatro años preso. Gracias porque el hecho de estar aquí es gracias a la labor de los periodistas y defensores de los Derechos Humanos. Agradezco a las autoridades españolas por permitirme estar aquí con mi mamá. Me he sentido en casa gracias también al pueblo español”, comentó.

Asimismo, indicó que no tenía idea que iba a ser liberado: “Ese día me sentía más preso que nunca” (…) y yo no se si me he sentido completamente feliz, porque mi celda hoy no está vacía, hay gente inocente. Hagan lo que hagan, ya hoy no se puede ocultar lo que pasó en Venezuela”.

“Cuando a mi me dijeron Lorent recoge tus maletas que inicias un nuevo proceso, primero uno no lo cree, pero después te sientes feliz o te entra una profunda tristeza porque te vas solo y no sabes como despedirte, te sientes culpable porque te sientes feliz porque te vas y ellos se quedan”, dijo.

Destacó que es “difícil despertarse sabiendo que seguirás recibiendo esas humillaciones y esos aprietos en esa cárcel. Lo más difícil es no saber si vas a salir en un año, una semana”.

Contó que le han hecho varios exámenes de salud que revelan “la falta de vitamina D, y además se detectó algo en el hígado, pero yo estoy bien y estoy en libertad y eso vale más que cualquier examen”.

La Tumba

“Cosas por contar tengo muchas, ¿qué paso en La Tumba?, ¿qué paso con Joshua Holt?, ¿qué pasaba con los menores de edad que estaban detenidos?, ¿los funcionarios del Sebin están con el gobierno? ¿están conscientes lo que están haciendo? Pasarán semanas para abordar todos esos temas, pero lo que hoy me preocupa es que se está torturando gente, yo lo vi, yo lo viví, no me lo contaron y en mi cuerpo hay huellas”, aseguró.

Resaltó que La Tumba es “un laboratorio de tortura”: “Si me pregunta cuál tortura es peor, diría que la psicológica porque con la física te puedes sobar”.

“Ese lugar está 5 pisos bajo tierra, allí estas con tus temores (…) además el 90% de los casos de los presos políticos son falsos positivos, los obligan a hacer un video y decir cosas falsas”, dijo.

Consideró que para que se solvente la crisis en el país se deben liberar a los presos políticos: “No le puedes pedir a la oposición un diálogo cuando tienes que liberar a los presos”.

Relató que en el Helicoide la gente se mantiene callada por miedo: “Me parecía increíble como golpeaban en los pasillos y la gente se quedaba callada (…) si hubo tortura, hubo violencia”.

“No soy el mismo, me salieron canas, ya tengo 30 años. Hay cosas que le agradezco a esa etapa como la paciencia, encontrarme conmigo mismo y con Dios, leí muchos libros, escribí, me permitieron conocer el monstruo desde adentro porque desde que tengo 17 años vengo interactuando con el Sebin, como el gato y el ratón, pero el estar allí demostró cosas muy interesantes como que el que tortura es un ser humano que también llora, conocer sobre todo al humano, como alguien puede golpear y reírse, como alguien puede estar sangrando y en paz”, aseveró.

“Hay algo que me dejó la prisión que vale oro, y es que yo nunca me hubiese preguntado el valor de los colores hasta que te lo quitan. Duré meses sin ver colores, y ese día entendí que los colores son valiosos, así como el valor del tiempo porque a mi mamá le quitaban el reloj cuando me visitaba porque no podía saber la hora”, apuntó.

Visita a Requesens

Saleh contó que en el lugar los presos tenían su manera para comunicarse sea con “con papelitos o con vasos”, y fue así como se enteraron que el diputado a la Asamblea Nacional, Juan Requesens fue detenido y había llegado al Helicoide.

“A mi me sacaron de mi celda para llevarme a otro lado para cortarme el cabello, y estando allí aplique la lloradita y el por favor y así fue que logré verlo y lo pude abrazar, estaba en una celda al lado del gimnasio con su colchón y unos libros. Ese abrazo que nos habíamos dado fue con el frío de los barrotes que nos separaban”, manifestó al tiempo que consideró que Requesens es un “hombre valiente e inteligente y no lo van a derrotar”.

Regresar al país y medida ante la CIDH

Saleh afirmó que le “dolió” abandonar Venezuela, porque fue una decisión que no tomó él, “pero se que voy a regresar, miles de venezolanos vamos a regresas a esa tierra que tanto amamos”.

“Yo quiero estar en Venezuela, es mi mayor deseo y haré todo lo posible para regresar. Madrid es una ciudad amigable, un lugar importante en la defensa de los derechos humanos, pro no se cuanto tiempo estaré aquí porque tengo programada una gira ante organismos internacionales”, dijo.

Destacó que se encuentra en territorio español bajo el estatus de “asilado”: “Yo seguiré luchando no me han puesto condiciones, solo me dijeron ‘eres un hombre libre en un país libre'”.

“Me hicieron saber que estoy en libertad y que puedo ejercer en materia de derechos humanos y eso lo agradezco al gobierno español”, expresó.

En ese sentido, el dirigente indicó que mientras iba en el avión rumbo a España, “se estaba haciendo un documento y lo primero que hice al aterrizar fue acompañar una solicitud de medida cautelar de protección ante la CIDH para todos los presos que están en el Sebin, sean políticos y no políticos, porque allí son víctimas de tortura todos”.

Encuentro con Santos

¿Hablarás con el expresidente Juan Manuel Santos? Esta fue una de las preguntas que le hicieron a Saleh al recordar que el gobierno colombiano fue quien lo entregó a las autoridades venezolanas, por lo que respondió: “En algún momento me encontraré con Santos, él tomó una decisión fuera de la ley y de la norma”.

“Lo que sucedió conmigo en Colombia no fue una expulsión porque a mí no me notificaron que era una persona non grata y tenía 48 horas para irme; además no fue una extradición tampoco, porque para eso debe haber una orden de captura en Venezuela, una orden de Interpol, así como que las autoridades colombianas me presentaran ante los tribunales y se me garantizara que se me iban a respetar mis derechos”, manifestó al tiempo que sostuvo que “fue una decisión arbitraria desde el primer momento”.

“Soy un caballero y el es un expresidente, lo saludaré con respeto y lo que tenga que decirle se lo diré en un tribunal. Lo importante es que no puede volver a suceder que un gobierno puede secuestrar y enviar a una persona a un lugar donde le van a violar sus derechos humanos (…) pero yo no busco venganza, ni la buscaré, lo que quiero es el despertar de las conciencias de los gobiernos del mundo“, añadió.

Caso Albán

Por otra parte, comentó que tras los cuatro años que pasó recluido en la sede del Sebin en El Helicoide, “puedo decirles que Fernando Albán no ha sido la única persona fallecida bajo custodia”.

“Venezuela sigue siendo un estado de terror. Hay una política de intimidar“, manifestó.

De igual forma, describió la sede del Sebin en Plaza Venezuela: “Es moderna, sofisticada, fundamentalmente tortura psicológica, blanca, mientras en El Helicoide es todo lo contrario”.

“En el piso 10 estaba el servicio de contrainteligencia donde yo estuve mucho antes de estar preso, y si él (Albán) se lanzó, si se suicidó, si lo guindaron de los pies, eso ya no importa, lo que importa es que él hoy estuviera en su hogar si esta gente no lo hubiese detenido como lo detuvo”, añadió.

“Dicen que se suicidó como si eso fuese menos grave, cuando es al contrario. Lo niveles de crueldad y de terror que pueden generar para llevar a alguien a ese punto, es lo que hay que pensar. Ellos buscan quebrarte y doblarte, lo disfrutan“, comentó.

A su juicio, el Presidente de la República, así como el fiscal y el defensor son los responsables de lo que allí sucede.

Comments

Comments are closed.