Unas grabaciones de audio revelaron que el periodista Jamal Khashoggm, fue desmembrado en la legación diplomática mientras que sus asesinos escuchaban música, según informe difundido por el “Wall Street Journal”. Turquía sostiene que dichas grabaciones prueban que khashogai fue asesinado por un equipo de 15 agentes saudíes.

El periodista no fue interrogado, tal y como sostiene Riad, que ante el terremoto diplomático parece estar dispuesta a admitir que Khashoggi murió en el consulado “durante un interrogatorio”. En cambio, fue detenido minutos después de entrar en el consulado, golpeado, sedado y asesinado en el despacho del cónsul saudí, Mohamed al-Qtaibi.

De acuerdo a lo reseña El Confidencial, el asesinato duró siete minutos. Al llegar al consulado, Khashoggi entró en despacho del cónsul general y fue retenido por varias personas. En ese momento le colocaron encima de una mesa y le drogaron. Aún vivo, uno de los funcionarios presentes, el presidente de la Compañía Saudí de Patalogía Forense, Salá al Tubaigy, empezó a descuartizarle. Debido a los gritos, el forense recomendó a los presentes que pusieran música.

Uno de los sopechosos estuvo en España

Cinco de los quince implicados en la desaparición del disidente saudí son cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman. De hecho, uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es uno de sus acompañantes habituales en sus viajes al extranjero. Otros tres implicados también son parte del equipo de seguridad de Mohamed bin Salman, mientras que un quinto es un médico forense del Ministerio del Interior saudí.

Los implicados forman parte del equipo saudí que aterrizó en Estambul el 2 de octubre, horas antes de que Khashoggi, exgerente general del grupo de comunicación Al Arab Media Group y columnista del ‘The Washington Post’, desapareciese en el consulado. Las nuevas revelaciones surgen cuando Riad prepara un informe en el que admitirá que planeaba interrogar al periodista y trasladarle a Arabia Saudí, pero defenderá que el periodista fue asesinado por estos agentes saudíes, que actuaron sin la autorización del Reino.

Todo apunta a que este equipo de agentes -el mismo que asesinó, troceó el cadáver y lo sacó del consulado en valija diplomática- será la cabeza de turco. Nueve de los quince agentes trabajaban para los servicios de seguridad saudíes, el Ejército u otros departamentos ministeriales. La presencia en la escena del crimen de tantas personas próximas al príncipe heredero pone en tela de juicio su desconocimiento del caso. Este miércoles Arabia Saudí ha cesado al cónsul en Estambul, que será investigado, según un comunicado oficial que no aclara las razones exactas de las pesquisas.

Comments

Comments are closed.