En los países en los que está prohibido el castigo corporal los jóvenes se pegan menos: es la conclusión a la que ha llegado un estudio que reúne datos de 88 países y que publica el “British Medical Journal Open”.

El equipo de investigadores, dirigido por Frank Elgar, de la Universidad McGill en Montreal (Canadá), analizó varios estudios sobre la salud de niños y jóvenes en los que también se les preguntaba por la frecuencia de las peleas.

De acuerdo con una investigación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), un 17 por ciento de los jóvenes en todo el mundo habían experimentado castigos físicos en el transcurso del mes anterior. Entretanto, cada vez hay más estudios que prueban las consecuencias negativas de los castigos corporales, escribió el equipo de la Universidad McGill. Por ejemplo, comportamientos agresivos y antisociales, problemas psíquicos, discapacidad intelectual, escasa autoestima y maltrato físico.

El nuevo estudio muestra que de media en todos los países, un 9,92 por ciento de los chicos y un 2,81 por ciento de las chicas estaban involucrados habitualmente en peleas, aunque existe una gran diferencia entre los distintos lugares.

Si se toman los valores de los países en los que no está prohibido el castigo corporal como un 100 por ciento, entonces el porcentaje de jóvenes violentos en los países con prohibición se situá en el 69 por ciento, y en el caso de ellas, sólo en el 42 por ciento. DPA

Comments

Comments are closed.