La escasez de alimentos, el éxodo de venezolanos a otros países y los reclamos de una grave crisis de salud son parte de un complot global para sentar las bases de una invasión estadounidense, según afirmaciones del Gobierno venezolano.

“Venezuela es víctima de ataques a los medios de comunicación mundiales diseñados para construir una supuesta crisis humanitaria para justificar una intervención militar”, dijo el presidente Nicolás Maduro en la Asamblea General de la ONU el mes pasado, insistiendo en que no hay crisis.

Sobre esto, el The Washigthon Post destacó en un reportaje publicado este sábado que la nación de 31 millones de personas está cayendo en el caos, una situación tan desesperada que los pacientes con VIH y con cáncer se quedan sin tratamiento y los padres están entregando a sus niños hambrientos a los orfanatos. Pero el Gobierno está duplicando los esfuerzos para retratar una realidad alternativa. Para los venezolanos, cada día trae un nuevo aluvión de propaganda en los medios de comunicación estatales que representan un país que pocos de ellos reconocen.

Pero puede haber una lógica calculada para las denegaciones oficiales. Y es que las crisis humanitarias se han citado en el pasado para justificar la acción militar, incluidas las incursiones en Europa, Oriente Medio y África.

“Es inmoral lo que están haciendo: negar la crisis”, dijo David Smilde, un experto de Venezuela en la Universidad de Tulane. “Pero desde su punto de vista, tienen una gran motivación para no admitir el alcance de la crisis y, por lo tanto, ofrecer un argumento convincente para la intervención militar”, agregó.

En uno de los esfuerzos del Gobierno por ocultar la crisis, está la manipulación a través de los medios. Hace días, Venezolana de Televisión transmitió imágenes de una idílica granja comunal que brindaba “abundantes” a venezolanos. “Estamos muy felices aquí”, dijo un anciano. “Estoy orgulloso y agradecido por esta granja colectiva”.

Unos días antes, en otra transmisión de VTV, Margaud Godoy, gobernadora chavista del estado Cojedes, estaba discutiendo los envíos de carne subsidiada a los supermercados, mientras en las mayoría de los negocios este alimento no aparece a raíz de las medidas económicas de Maduro.

Mientras ello ocurre, la crisis se acentúa más. Nelsy Cruz, de 76 años, expresó al medio estadounidense que necesita urgentemente una cirugía de reemplazo de rodilla, que según ella se retrasó durante meses porque los hospitales carecen de los medios para tratarla.

“Maduro niega las cosas que vemos todos los días”, declaró. “El Gobierno simplemente sigue mintiéndonos. Descaradamente”.

“Los Gobiernos dependen de la esperanza que nutren”, agregó Moisés Naím, miembro de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, quien fue ministro de comercio e industria de Venezuela en 1989. “Maduro no puede brindar esperanza con la realidad, por eso lo hace con mentiras”.

Comments

Comments are closed.