El presidente de Chile, Sebastián Piñera, reconoció que hasta ahora las gestiones llevadas adelante por el llamado Grupo de Lima, creado el año pasado por varios países críticos con el Gobierno de Maduro, entre ellos Chile, no han dado los resultados esperados y por ello anunció nuevas medidas.

“Nosotros estamos facilitándole la vida al pueblo venezolano porque está sufriendo mucho, pero haciéndole muy difícil la vida a los jerarcas de este régimen dictatorial como lo han hecho Europa, Estados Unidos, Canadá, congelando sus activos, impidiendo su libre movimiento. El Grupo de Lima (…) está estudiando nuevas medidas, pero debo reconocer que hasta ahora ninguna ha sido eficaz”, dijo en una entrevista exclusiva con la agencia dpa.

El líder conservador chileno criticó duramente a Maduro por resistirse a recibir ayuda humanitaria para paliar la crisis en Venezuela. El mandatario chileno lo había instado a ello días atrás ante la ONU. “Maduro no ha respondido porque no hay peor ciego que el que no quiere ver ni sordo que el que no quiere oír”, dijo Piñera.

“La economía de Venezuela se está cayendo a pedazos (…), además hay una crisis social, una carencia de alimentos, una carencia de medicamentos que le está costando la vida a muchos venezolanos. Y por eso le hemos pedido a Maduro que abra el canal humanitario para poder llegar con ayuda, alimentos y medicamentos. Pero él se resiste y se niega a reconocer siquiera que hay una crisis humanitaria en su país”, lamentó Piñera.

Al mismo tiempo, Piñera volvió a rechazar la posibilidad de una intervención militar en Venezuela que insinuó el presidente estadounidense Donald Trump.

“Nosotros creemos que la opción militar no es una buena opción. Sí creemos que tenemos que hacer todos los esfuerzos para ayudar al pueblo venezolano a recuperar su libertad, su democracia. Porque en Venezuela no hay democracia, hay una dictadura, no hay separación de poderes, ejecutivo, legislativo, parlamentario, no hay libertad de expresión, no hay estado de derecho, no hay respeto por los derechos humanos; hay presos políticos”.

En cuanto a la muerte del concejal Albán, Piñera subrayó que no cree en la versión del suicidio. “Hay ‘evidencia’ de que ese concejal, que fue detenido pocos días antes se habría tirado por un décimo piso. ¡Quién cree eso!”, dijo el mandatario.

“Pero además hay evidencia de que habría sido torturado y por tanto ese es un tema que tiene que ser investigado, pero investigado de verdad por una justicia independiente, no por la justicia venezolana que es totalmente dependiente del Gobierno venezolano”, agregó Piñera.

El concejal falleció el lunes tras caer por la ventana de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), donde estaba detenido.

Según la versión oficial, el político se suicidó cuando iba a ser imputado por intento de homicidio contra el presidente Maduro por su presunta vinculación con el supuesto atentado que denunció en su contra el gobernante el 4 de agosto.

Comments

Comments are closed.