Asfixiado por sus propios compañeros de celda en la Policía Nacional de Anzoátegui, murió un vigilante que estaba procesado tras haber ultrajado, asesinado y posteriormente enterrado a una pequeña niña de apenas ocho años de edad en el patio de una empresa en El Tigre, estado Anzoátegui.

El cadáver del sujeto identificado como Luis Gerardo Milano, quien tenía 26 años de edad, fue hallado por los custodios de guardia en horas de la mañana de este miércoles, 10 de octubre, donde yacía en el piso del pabellón A de los calabozos del Centro de Coordinación Policial.

En este sentido, el director del mencionado cuerpo de seguridad, José Romero, dio a conocer que Milano fue trasladado a ese recinto el pasado lunes, luego de que se celebrara la audiencia de presentación en el Palacio de Justicia, donde el Tribunal Tercero de Control lo privó de libertad por el delito de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles y abuso sexual agravado.

Una vez que el juzgado dictó su lugar de reclusión en el comando de la Zona 5, Romero acotó que trataron de preservar su integridad, por lo que lo llevaron al área de menor riesgo donde solo se encuentran 12 presos, la mayoría de ellos evangélicos.

Sin embargo, los compañeros de celda se enfurecieron cuando el hombre dio a conocer como mató a la pequeña.

Dicho caso fue notificado al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), para proceder con el levantamiento del cuerpo, reseñó Caraota Digital.

Cabe mencionar que Milano fue aprehendido al confesar a los cuerpos policiales que había enterrado el cuerpo de la menor en el patio del galpón en donde laboraba.

El hombre explicó ante el tribunal que la niña fue hasta la empresa y éste optó por abusar sexualmente de ella, estrangularla y posteriormente sepultarla en represalia por los problemas que tuvo con la hermana de la niña, quien era su novia.

Comments

Comments are closed.