El cardenal venezolano Jorge Urosa dijo hoy que el Gobierno mantiene la tesis de que el concejal opositor Fernando Albán se suicidó al caer de un edificio de seguridad tras ser acusado de estar vinculado al supuesto atentado del 4 de agosto contra el presidente Nicolás Maduro.

Urosa informó que recibió una llamada del ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, quien expresó la preocupación del Gobierno sobre el escandaloso caso, pero le comunicó que se sigue considerando que Albán se quitó la vida lanzándose de un piso alto de comando del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la policía política.

El cardenal, quien se retiró este año de la actividad religiosa, participó hoy en una misa en memoria de Albán, la cual se realizó en la capilla de la Universidad Central de Venezuela (UCV), desde donde sus restos fueron trasladados a un cementerio del este de Caracas para ser sepultado.

El ataúd con Albán fue llevado en un carro fúnebre, en una manifestación de dolor acompañada por cientos de seguidores, estudiantes y compañeros de partido que se unieron a los rezos en el recorrido.

Recibí una llamada del canciller que me expresaba la preocupación del presidente e indicando que está en marcha una investigación sobre cómo fueron los hechos”, dijo Urosa a los periodistas.

Agregó que el Gobierno mantiene la tesis del suicidio, a pesar de las dudas expresadas por sus familiares y su partido, Primero Justicia (PJ), que el sábado había denunciado el secuestro del concejal caraqueño por parte de la policía, y de los pedidos de la comunidad internacional de una investigación creíble.

Urosa señaló que el país debe exigir que se realice una investigación en la que intervengan varias instituciones del Estado, incluyendo la Asamblea Nacional (Congreso), que está bajo control de la oposición.

“Reiteramos la exigencia de que se haga una investigación imparcial y a fondo sobre las causas de la muerte de Fernando Albán, para que en el caso en que hubiese habido violencia injusta y criminal, los responsables sean sancionados”, dijo el religioso. “La exigencia que hemos hecho pública, a través de diversos niveles, es suficiente para que el Gobierno entienda que tiene que haber una investigación“, agregó.

Albán era concejal por Caracas y se ocupaba de temas gremiales de PJ. Además participaba en movimientos de laicos y era cercano al diputado y líder del partido Julio Borges, quien es acusado por el Gobierno de ser el autor intelectual del supuesto ataque contra Maduro con drones cargados de explosivos.

Los restos de Albán fueron trasladados a la capilla de la UCV, después de que el martes se le rindieran honores en la Asamblea Nacional, donde los diputados acusaron al Gobierno de ser responsable del desenlace e insistieron en que fue un homicidio.

La diputada opositora Delsa Solórzano, jefa de la Comisión de Política Interior de la Asamblea, dijo haber recibido información desde dentro de Sebin que indicaba que las ventanas del centro de detención siempre están cerradas.

“En la versión de que se arrojó desde la ventana del baño es ABSOLUTAMENTE falsa, esos baños no tienen ventanas, solo ventilación forzada”, dijo en Twitter.

El fiscal general Tarek William Saab confirmó la muerte de Albán el lunes y dijo que se había lanzado desde una ventaja del piso 10 del Sebin.

Dirigente de PJ dijeron que no han recibido ninguna comunicación del Gobierno sobre las investigaciones del caso. DPA

Comments

Comments are closed.