El matrimonio de Enrique Peña Nieto con Angélica Rivera llegó a su fin, según Salvador García Soto, columnista de El Universal, quien, en su última columna titulada Serpientes y Escaleras afirma que “con la mudanza ya avanzada en Los Pinos, también llega la noticia de que en la casa presidencial han comenzado formalmente los trámites de divorcio que oficializarían la separación y distanciamiento que ya lleva tiempo. Así que con el fin del sexenio también terminará el cuento de hadas”.

Ni desde la presidencia ni la pareja han respondido a la polémica columna, según El Mundo.

La historia de la pareja inició un año y medio después de la muerte de la primera esposa del dirigente político, Mónica Pretelini quien falleció en enero del 2007, a los 44 años de edad.

Angélica, una reconocida artista apodada como La Gaviota, se había divorciado del productor de televisión José Alberto Castro. Tras un breve noviazgo, la pareja se casó a solo semanas de que se hiciera pública la candidatura de Peña Nieto.

Sin embargo, desde el 2015 se han dado señales del desgaste en la pareja, uno de los más sonados durante la visita de los Reyes de España en el 2015, cuando Peña Nieto tendió la mano a su mujer para cederle el paso, pero ella lo miró con desprecio. “Hace ya dos años que Angélica no vive en Los Pinos por decisión propia. Ella ya pasa más tiempo en Miami y Los Ángeles, donde estudia una de sus hijas. Entiendo que es un tema que llama la atención, pero no es la primera pareja presidencial que pasa por esta situación. La separación formal llegará con la terminación del gobierno, ya entonces no tendrán que guardar las apariencias”, aseguró García Soto.

“En ningún momento se habla de una confrontación legal o personal, si no de un acuerdo bastante civilizado en el que cada quién seguirá su camino al finalizar el sexenio”, completó.

Comments

Comments are closed.