Si tu objetivo es perder peso, debes saber que además de una rutina de ejercicios físicos y una dieta balanceada, debes sumar alimentos diuréticos a tu alimentación.

Según lo publicado en El Confidencial, los alimentos diuréticos, son aquellos que al consumirlos nos ayudan a eliminar el exceso de agua y sales de nuestro organismo. De ahí la importancia de tomar dos litros de agua al día. Los especialistas explican que es necesario ingerir los alimentos diuréticos para que ayuden a estimular la expulsión de liquido y toxinas que el cuerpo no necesita. Otras propiedades de los diuréticos

Los alimentos diuréticos no solo sirven para llevar a cabo la diuresis, también aportan múltiples beneficios a la salud del individuo. En primer lugar, son de gran ayuda a la hora de controlar la presión arterial y reducir la retención de líquidos en el organismo.

Otras afecciones en las que pueden participar activamente a favor de la recuperación son las cardiopatías congestivas, los accidentes cerebrales vasculares, la cirrosis hepática, la celulitis, el colesterol, el retorno venoso alterado, la mala circulación o las piedras en el riñón.

Alimentos diuréticos naturales

Conoce los alimentos diuréticos naturales que deben formar parte de nuestra dieta:

Pera. Esta fruta tiene propiedades diuréticas, astringentes y antiinflamatorias, además de facilitar la digestión y purificar la sangre. De hecho, solo una pieza de pera aporta 70 calorías al individuo, que van acompañadas de una gran cantidad de ácido fólico, vitamina B2, vitamina C, potasio y fibra soluble, que actúa como un regulador de la función intestinal

Limón. En este caso, estamos ante un alimento con un potente efecto diurético y un gran aliado contra las infecciones de tracto urinario y los desequilibrios que puedan existir en la orina, ya que induce a la micción. Su poder aumenta considerablemente cuando la persona que lo ingiere tiene problemas de ácido úrico alto, artritis o reumatismos, pues limpia las toxinas.

Alcachofas. Una de las opciones más utilizadas en este tipo de regímenes son las alcachofas, gracias sobre todo a la presencia de cinarina en su composición, un componente químico biológicamente activo que inhibe los receptores del gusto, provocando que el agua y otros alimentos parezcan dulces. Sin embargo, no todo el mérito es de la cinarina, esta verdura también incluye potasio, magnesio, ácido cafeico y fibra.

Papaya. Más del 90% de la composición de la papaya es agua, y la combinación de la enzima papaína y el alcaloide carpaína ayuda a digerir mejor los alimentos y quemar grasas. Tres cualidades que, sin duda alguna, fomentan la pérdida de peso. Esta fruta también nos aporta solo 45 calorías, vitaminas A, C, B1 y B2, y fibra, que actúa como un laxante suave y muy recomendable.

Apio. Al igual que su antecesor, el apio es portador de un sinfín de propiedades que influyen de manera directa en el proceso de adelgazamiento. Se trata de un alimento con efecto saciante, cuenta con muy pocas calorías y, además, posee un gran poder diurético gracias a la presencia de apiol y apigenina en su aceite esencial. También ayuda a eliminar el exceso de líquidos del cuerpo y reduce la presión arterial.

Perejil. Uno de los condimentos más utilizados en la cocina y una de las plantas más diuréticas del planeta. “Es rica en vitaminas del grupo B y antioxidantes. Contiene mucho potasio, apigenina, apiol, clorogénico, kaempferol y miristicina, sustancias que estimulan la actividad de los riñones y aumentan la producción de orina”.

Cebolla. Estamos ante uno de los ingredientes más recomendados a los pacientes con obesidad o retención de líquidos por reumatismo o gota. Sus propiedades diuréticas son fruto de su alto contenido en potasio, xilitol, ácido cafeico o glicólico, entre otras sustancias. La mejor forma de absorber todos sus nutrientes es consumirla cruda o cocida.

Piña. La piña es una fruta diurética, laxante y depuradora, tres principios que son consecuencia directa de la combinación de bromelia, asparagina, arginina y GABA. Todos estos compuestos ayudan a eliminar el agua del cuerpo, evitando la retención de líquidos o la formación de edemas. También colaboran en el buen funcionamiento del sistema inmunológico, aceleran el proceso digestivo y contribuyen a la pérdida de peso.

Comments

Comments are closed.