El exgobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, señaló este miércoles que en Puerto Ayacucho se “vive una situación bastante grave“, puesto desde hace tres meses cuando se generó la emergencia por las lluvias, la actividad comercial ha decaído.

“No hay Internet, no están funcionando los puntos de venta, los bancos no están atendiendo a sus clientes, no se puede conseguir efectivo y esto paraliza el transporte, la compra de alimentos”, dijo en una entrevista exclusiva con Sumarium Radio.

Sostuvo que Puerto Ayacucho “es un caos”, puesto que “todos los días hay manifestaciones” por la grave situación en el lugar. Agregó que a los indígenas se les dificulta llegar a sus comunidades por la falta de transporte y por la falta de expendio de gasolina. “Muchas veces pasan 3 o 4 días para que llegue otra gandola”.

Manifestó que sectores como Autana, San Fernando de Atabapo, Madoba, San Carlos, Manapiare y Alto Orinoco “están incomunicados porque no están funcionando las plantas eléctricas y tampoco funcionan las repetidoras de Movilnet”.

Desabastecidos y sin viviendas

Resaltó que la situación de las personas afectadas por las inundaciones “es bastante grave”, porque no han podido recuperar sus viviendas. “Hay una situación lamentable de inhabitabilidad. Ha quedado desabastecida la comunidad indígena porque la mayoría de sus conucos quedaron inundados“, sumó.

Destacó que 12.000 viviendas fueron  afectadas por la crecida del río Orinoco, a causa de la fuertes lluvias, dejando a 60.000 personas sin hogar. “Quedaron totalmente afectadas y no le prestaron asistencia. Las familias ha tenido que regresar por su propia cuenta y otras quedaron en refugios”, añadió.

Apuntó que los refugios que fueron habilitaron eran escuelas, por lo que las familias que estaba allí tuvieron que salir tras el inicio del año escolar. “Comenzaron las clases y fueron obligados de alguna manera a salir y regresar a sus viviendas. No ha habido una asistencia permanente”.

Visita del senador Corker

El también dirigente político destacó sobre la reunión del senador norteamericano Bob Corker con dirigentes de la oposición y con el Gobierno que “cada uno está en el negocio que le interesa“.

Precisó que en Estados Unidos habrá elecciones del Senado en noviembre: “El actual presidente aspira tener una mayoría para seguir llevando las políticas“.

No obstante, puntualizó que el Gobierno de Nicolás Maduro “está buscando oxígeno, una forma de relacionarse en EEUU que le permita de alguna respirar de todas las acusaciones de (violación de) Derechos Humanos que están en los organismos internacionales”.

Informó que ha sostenido reuniones con algunos dirigentes de la “llama oposición o MUD, es nuestra obligación buscar caminos para encontrar una salida a ala situación del país”.

Expresó la necesidad de “unificar la Unidad, de tener un proyecto y tener una organización donde se respeten los lineamientos y haya disciplina”.

Comments

Comments are closed.