El entrenador del Las Rozas CF, David Herrero, no reaccionó, solo escuchó. “Soy una chica trans y me gustaría entrenar con tu equipo”. Así, directa como es, le pidió Alba Palacios la posibilidad de mantenerse en actividad en el deporte que es su pasión: el fútbol.

Hasta 2017 era Álvaro, y jugaba en la Tercera Regional, pero llegó hasta la Tercera División. Vistió los uniformes del Pozuelo y el K2, hasta que inició el proceso de hormonación, lo que le contó a su entrenador porque ya lo sufría. “No iba al choque, me daba miedo. En mayo jugué el último partido de liga”.

La asimilación a la hormonación fue tan rápida que en poco tiempo ya era reconocida como una chica en la calle. Pasaron 6 meses cuando se atrevió a encarar a Herrero, quien después de quedar sin palabra, la llamó en la noche y de pidió que se incorporara a Las Rozas CF.

Pese a ver puesto como condición para incorporarse al club que ninguna compañera se sintiera molesta en el vestuario por su presencia, éstas la recibieron como una más. “Me cambio delante de ellas sin problema, pero aún no me ducho porque me da vergüenza ya que aún no estoy del todo cómoda con mi cuerpo”.

Pero Alba estaba consciente de que solo entrenaría con el equipo ya que, en España, la Ley de Identidad de Género permite el cambio luego de dos años de haberse iniciado la hormonación, además de cumplir con una prueba psicológica de trastorno de identidad de género.

Pero en julio de este 2018, Alba formó parte de un trabajo realizado por el matutino español El País sobre el Orgullo Gay, artículo que fue tomado en consideración por la Comunidad de Madrid así como por la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM), quienes reaccionaron.

Estos organismos madrileños se unieron y aplicaron, por una parte la Ley 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y No Discriminación, y por otra la Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid, que permitieron que Alba no tuviese que esperar hasta 2019, y recibiera permiso para jugar con su club.

La vocal del fútbol femenino de la RFFM, Nerea Alonso, explicó el procedimiento seguido para que Alba pudiese jugar en la temporada 2018 – 2019: “Cuando conocimos el caso de Alba nos coordinamos con la Comunidad -con Javier Orcaray- para que pudiera comenzar la temporada. Como ya tenía licencia Federativa con el nombre de Álvaro, y para evitar que en el acta pareciera con nombre de varón, hemos emitido una autorización con el alias de Alba y hemos comunicado su situación a todo el colectivo arbitral”.

El 23 de septiembre de 2018, a las 18:30 española, en el campo de Navalcarbón, sede del Las Rozas C. F., Alba Palacios debutó en la Tercera División de la Preferente madrileña, ante el Sur Getafe, como la primera futbolista transgénero de España.

Antonio Calderón / con información de El País y Marca
@AJCalderonL

Comments

Comments are closed.