El Congreso de los Diputados español aprobó hoy pedir la dimisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por sus dudas a respaldar al juez que investiga el proceso separatista catalán y por la polémica surgida en torno a unas controvertidas grabaciones que la vinculan a un ex policía acusado de extorsión.

El pleno de la Cámara dio luz verde a la propuesta gracias al voto a favor del conservador Partido Popular (PP) y del liberal Ciudadanos. El Partido Socialista (PSOE), que está en el Gobierno, se mostró en contra, mientras que el izquierdista Podemos se abstuvo.

“El Congreso de los Diputados exige la inmediata dimisión de la ministra de Justicia e insta al Gobierno, en el caso de que no lo haga, a que el presidente proceda a su cese”, reza la propuesta.

Con ella, el PP buscaba reprobar a la ministra por sus dudas al respaldar al juez Pablo Llarena, instructor de la causa contra el proceso indepedentista catalán, frente a una demanda presentada en Bélgica por el ex presidente catalán Carles Puigdemont, pero también por una conversación grabada hace años en la que se escucha a Delgado con el ex comisario de Policía José Manuel Villarejo, acusado de liderar una red decidada a extorsionar a políticos y empresarios.

La ministra, ex fiscal, no estuvo presente hoy en el debate parlamentario y guardó silencio sobre el asunto en los últimos días.

Este miércoles comparecerá ante la Comisión de Justicia del Congreso para dar cuenta de esas polémicas grabaciones de Villarejo.

De momento, son dos los ministros de Sánchez que han dimitido desde la formación de Gobierno, en junio.

El 11 de junio dejó el cargo la ministra de Sanidad, Carmen Montón, por plagio y manipulación de notas en un máster cursado en 2011. El escritor y presentador Màxim Huerta había renunciado ya como ministro de Cultura el 13 de junio tras solo seis días en el cargo, con lo que se convirtió en el ministro más breve en la historia reciente. DPA 

Comments

Comments are closed.