Una parada de autobuses en la capital colombiana se ha convertido en una “pequeña Venezuela” donde los migrantes criollos se encuentran diariamente.

Muchos venezolanos llegan a la famosa estación de Transmilenio para reunirse, compartir y muchas veces almorzar antes de emprender sus jornadas de trabajo informal dentro de las unidades, relata El Tiempo.

Comments

Comments are closed.