Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí, fue interrogado por décimo tercera vez, en el marco de varias investigaciones por corrupción, entre las que aparece su nombre como posible culpable de dichos cargos.

Según informó la Policía israelí, el jefe de gobierno, fue interpelado durante cuatro horas y media; y se esperaba que Netanyahu, solo declarara sobre el “caso 1000”, que investiga la recepción de regalos a cambio de favores; y el “caso 2000”, que investiga un presunto intento de pacto entre Netanyahu y Arnon Mozes, editor de uno de los diarios de mayor difusión de Israel, el “Yediot Aharonot”, para recibir una cobertura favorable

La interrogación de este viernes trata de complementar la información recopilada por parte de la policía.

Esta es la primera vez que el jefe del Gobierno es interrogado sobre los casos 1000 y 2000 desde que la Policía recomendó imputarle en febrero por soborno, fraude y abuso de confianza.

Con información de EFE.

Comments

Comments are closed.