El diputado opositor venezolano Julio Borges llamó hoy a rechazar un proyecto de reforma constitucional que el presidente Nicolás Maduro podría someter a consulta en un referéndum en los próximos meses.

“El producto de la ilegítima Asamblea Constituyente tiene que ser rechazado por Venezuela y el mundo entero. Hay que rechazar la imposición de una nueva Constitución, tenemos que hacer un esfuerzo para rebelarnos ante esta situación”, afirmó en una videoconferencia con corresponsales de la Asociación de la Prensa Extranjera (Apex) en Venezuela.

Borges, quien es acusado por Maduro de ser el autor intelectual del supuesto intento para asesinarlo el 4 de agosto con drones cargados de explosivos, señaló que nadie conoce el proyecto de reforma constitucional que se debate en la Asamblea Constituyente, un ente dominado por el chavismo y con poderes plenipotenciarios.

Algunos borradores de la reforma han circulado, pero no se ha confirmado que sean oficiales. Un proyecto planteaba declarar a Venezuela una república socialista y extender el mandato presidencial de seis a siete años.

Borges señaló que la oposición venezolana debe prepararse para enfrentar la reforma en caso de que Maduro convoque un referéndum para su aprobación, en momentos en que los principales partidos opositores fueron inhabilitados y sus dirigentes están detenidos y exiliados.

Dirigentes de oposición están divididos sobre la posible participación en un referéndum, en vista de la ilegalización de los partidos, aunque admiten que llamar de nuevo a la abstención aseguraría que sea aprobada la reforma.

Borges dijo que la oposición no debe caer de nuevo en la “trampa” sobre un nuevo diálogo con el Gobierno, descartando que el ex jefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero asuma un nuevo protagonismo en la facilitación de nuevas conversaciones.

El rol de Zapatero terminó. En Venezuela este personaje no va a poder dar solución real al problema tan grande que tiene Venezuela. Claro, el Gobierno va a querer engañar con otro llamado a diálogo”, dijo Borges, quien encabezó la delegación opositora que negoció con el Gobierno unas elecciones presidenciales limpias a comienzos de año en República Dominicana.

Agregó que con el Gobierno de Maduro Venezuela marcha hacia un Estado fallido, que se han convertido en una “enfermedad contagiosa” para la región por todos los problemas del país que ha provocado la migración de venezolanos.

Señaló que Maduro podría enfrentar un desconocimiento internacional en enero de 2019, cuando asuma un segundo mandato tras las controversiales elecciones de mayo pasado, que fueron boicoteadas por la oposición.

Borges indicó que Venezuela necesita el apoyo de la comunidad internacional para poder retomar el camino democrático.

“Los venezolanos no podemos solos y para superar este estado fallido debemos tener mayor apoyo internacional. Estamos ante un genocidio silencioso que demanda que la comunidad internacional suba la presión, pero la oposición debe aumentar la presión interna”, alegó.

“Maduro es quien ha empujado al país a la violencia y al caos, que está poniendo en jaque a la gobernabilidad en la región”, aseveró Borges, quien reside actualmente en Bogotá. DPA 

Comments

Comments are closed.