Trabajo y más trabajo, es lo que nos mantiene con la mente ocupada, pero un experimento hecho por la compañía neozalendesa Perpetual Guardian, dio la posibilidad a sus empleados de reducir a cuatro días su jornada laboral.

La compañía ha catalogado esta medida como un “éxito absoluto” por lo que decidieron adoptar estos parámetros de trabajo.

Se pudo conocer, que el 78% de los trabajadores, pudieron equilibrar su vida personal y laboral, mientras que los niveles de estrés se redujeron sin que afectara la producción.

La doctora Helen Delaney, profesora de la Universidad de Auckland, manifestó que “los empleados diseñaron una serie de innovaciones e iniciativas para trabajar de una manera más productiva y eficiente: desde la automatización de procesos manuales hasta la reducción o supresión del uso de Internet para tareas no relacionadas con el trabajo”.

Por su parte, el directo ejecutivo Andrew Barnes, dijo que facilitará a los trabajadores opciones flexibles a quienes prefieran mantener su rutina, como cambiar los horarios para evitar el tráfico o facilitar la conciliación familiar.

Por otro lado, el ministro de Relaciones Laborales de Nueva Zelanda, Iain Lees-Galloway, detalló que es una propuesta muy interesante, y que ansía trabajar con empresas que deseen atribuir nuevas formas de trabajo.

En el Reino Unido, el Consejo de Sindicatos ha exigido 28 horas laborales a la semana, con el pretexto de que gracias a los avances tecnológicos las jornadas se pueden hacer más cortas, y tal es el caso de Alemania, donde el principal sindicato metalúrgico, consiguió la reducción de su semana laboral a partir del 2019, reseñó El Confidencial.

Comments

Comments are closed.