La estrella de cine china Fan Bingbing reapareció este miércoles, después de tres meses de haber “desaparecido” misteriosamente, para pedir disculpas a sus fans y al Partido Comunista poco después de que las autoridades anunciaran que debe más de 129 millones de dólares en impuestos y multas, reseña diario El País.

“Sin las buenas políticas del Partido y del país, sin la atención llena de amor de las masas, no habría Fan Bingbing“, escribió la actriz en la red social Weibo, equivalente chino de Twitter en el país asiático.

Bingbing, de 36 años, modelo y productora y una estrella en su país llevaba sin dar señales de vida desde finales de mayo, después de que salieran a la luz acusaciones de evasión fiscal. Su estudio salió en su defensa denunciando “calumnias”.

Según las autoridades fiscales chinas, Fan Bingbing y las empresas que dirige no habrían pagado decenas de millones de dólares en impuestos, informó el miércoles la agencia oficial Xinhua.

La actriz debe pagar un total de 883 millones de yuanes (unos 129 millones de dólares, 111 millones de euros) en impuestos, multas y sanciones.

Mientras arreciaban los rumores sobre su paradero y su desaparición se convertía en noticia mundial, Fan se encontraba detenida en un balneario de la provincia de Jiangsu, en la costa china, según ha publicado el periódico de Hong Kong South China Morning Post.

El procedimiento bajo el que se encontraba retenida, conocido como “vigilancia residencial en un lugar designado” (RDSL, por sus siglas en inglés), se aplica habitualmente a los sospechosos de corrupción y a los disidentes políticos.

En el marco de esta investigación, al menos una persona fue detenida por haber escondido y “deliberadamente destruido” documentos contables, continúa Xinhua, sin desvelar su identidad.

Los problemas para la actriz empezaron en mayo, cuando un expresentador de la televisión pública compartió unos documentos en internet, que según él eran los contratos de la actriz.

Según estos documentos, Bingbing habría sido pagada oficialmente con 10 millones de yuanes (1,4 millones de dólares) por cuatro días de trabajo, pero en realidad habría recibido otros 50 millones de yuanes.

El escándalo dejó en evidencia un sistema sospechoso de “dobles contratos”, uno destinado a ser presentado a la administración fiscal y otro que indica un total más elevado pero mantenido en secreto. El objetivo es evitar impuestos.

La denuncia fue confirmada. En su última película, Unbreakable Spirit, que coprotagoniza junto a Bruce Willis, su contrato real estipulaba una retribución de 20 millones de yuan (2,52 millones de euros); el oficial reducía ese monto a 10 millones (1,26 millones de euros), lo que le permitió evadir 7,3 millones (unos 920.000 euros) en impuestos, apunta Xinhua.

Los inspectores encontraron que la actriz y sus empresas habían dejado de pagar cerca de 255 millones de yuan (32 millones de euros) en impuestos, de los que 200 millones (25 millones en euros) están clasificados como evasión fiscal.

Fan y sus compañías tendrán que desembolsar ese dinero y más de 600 millones de yuan (75,65 millones de euros) como multa. Una fuerte suma que parece calculada para servir de advertencia a otras celebridades —y al público llano— contra el fraude fiscal o la tentación de creerse más fuerte que el Estado.

Bingbing podría evitar acciones judiciales si ella paga la multa en el plazo concedido.

Según la revista estadounidense Forbes, Fan Bingbing fue en 2007 la estrella china mejor pagada, con unos ingresos de 300 millones de yuanes (38 millones de euros).

A esta actriz se la conoce internacionalmente por su papel en “X-Men: días del futuro pasado” (2014) y por haber sido miembro del jurado del Festival de Cannes en 2017. Próximamente se la verá en “355”, un thriller hollywoodiense junto a la actriz francesa Marion Cotillard y a la española Penélope Cruz.

 

Comments

Comments are closed.