Millones de estadounidenses recibieron hoy por primera vez en sus teléfonos móviles una “alerta presidencial”, un sistema de aviso para todo el territorio en casos de emergencia como atentados, otras amenazas a la seguridad nacional o desastres naturales, entre otros.

La alerta fue un simulacro conocido de antemano y pretendía llegar a 225 millones de terminales en Estados Unidos. La lanzó a las 14:18 horas local de la costa este FEMA, la agencia federal de emergencias, y a lo largo de la media hora siguiente debía haber alcanzado a los destinatarios. También llegó a las radios y televisiones.

“Alerta presidencial. ESTO ES UN TEST del Sistema de Alerta Nacional de Emergencia Inalámbrica. No se precisa ninguna acción”, se leyó en el sms que entró en las pantallas de los telefónos celulares a la vez que estos emitían un intenso pitido de alto volumen.

El sistema es similar al que los estadounidense conocen ya cuando desaparece un niño -una alerta conocida como AMBER-, cuando se producen inundaciones repentinas a causa de lluvias torrenciales o cuando hay alertas de tornados. Pero en ninguno de esos casos se trata de alertas nacionales, como la que hoy se probó.

El nombre de “alerta presidencial” despertó inicialmente la preocupación de algunos, que pensaron que iba a ser el propio Donald Trump el que mandara este tipo de avisos.

Y muchos se preguntaron, algunos en broma y otros en serio, si dada la tendencia del mandatario a mandar mensajes de Twitter, no podría ser que decidiera comunicarse con los estadounidenses también de este modo nada silencioso.

FEMA aclaró que las “alertas presidenciales” serán enviadas en el futuro bajo la dirección del presidente de Estados Unidos o de quienes él designe, pero que es la propia agencia la que las activa. Es decir, Trump no las escribe personalmente.

El test tendría que haberse llevado a cabo en septiembre, pero FEMA lo retrasó ante sus trabajos de respuesta por el huracán “Florence”.

DPA

Comments

Comments are closed.