El exembajador de los Estados Unidos ante la Organización de los Estados Americanos y secretario de Estado adjunto para asuntos del hemisferio occidental desde 2001 hasta 2005, Roger Noriega, aseguró en un artículo para The Washington Post que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se “preocupa mucho” por la situación en Venezuela pero “el resto” de su gobierno debe interesarse “un poco más”.

Noriega recordó que “los informes de los medios dicen que el presidente ha planteado repetidamente la ‘opción militar’ con asesores y contrapartes regionales, que han aconsejado contra el uso de la fuerza estadounidense”, por lo que consideró que “el equipo de seguridad de Trump le debe alternativas para tratar con Maduro, ya sea reuniendo a los venezolanos para que resistan a la dictadura, deteniendo una represión sangrienta o defendiendo a los vecinos de la agresión”.

A su juicio los legisladores estadounidenses y latinoamericanos deben considerar “todas las opciones para rescatar a Venezuela” o la crisis seguirá “golpeando a su gente y abrumando a la región con violencia y refugiados”. Además, advierte que “si no se atiende, este problema puede convertirse en una crisis que solo una respuesta militar de los Estados Unidos puede resolver“.

En este sentido, apunta que “los expertos informan que los planificadores del Pentágono ni siquiera han reflexionado sobre el uso de la fuerza militar estadounidense en Venezuela”, pero “como mínimo, deberían estar preparados para responder a la agresión militar o la matanza de inocentes”.

Insistió en que los diplomáticos y militares estadounidenses “deben estar preparados para brindar un apoyo decisivo cuando los venezolanos tomen el asunto en sus propias manos”.

Finalmente, pidió al nuevo nombrado por Trump en el Departamento de Estado y del Consejo de Seguridad Nacional, incluidos Marshall Billingslea, Kim Breier y Mauricio Claver-Carone, “elaborar una estrategia más decisiva de Venezuela para dividir el régimen y alentar a la oposición interna”.

Y sumó que “tales iniciativas deberían contar con un fuerte apoyo bipartidista entre los líderes de política exterior en el Congreso que estén de acuerdo en que el régimen de Maduro es ilegítimo y peligroso”.

Comments

Comments are closed.