Nuevamente la irresponsabilidad de los padres al dejar un arma de fuego cerca de niños fue la causante de una desgracia.

Trascendió que una adolescente de 13 años de edad ultimó presuntamente de manera accidental a un niño de 11 años de edad, al propinarle un disparo en la cabeza.

El lamentable hecho ocurrió en el sector Caño II, en la calle 13 del municipio Alberto Adriana, ubicado en el estado Mérida.

Según testimonios policiales, la tragedia se perpetró cuando de manera imprudente la joven tomó el arma que le pertenecía a su padre y se puso a manipularla, accionándose e impactando en la cabeza del pequeño, lo que le ocasionó la muerte de manera inmediata, reseñó El Clarín.

Se pudo conocer que su madre recientemente había emigrada a Chile y que se encontraba realizando las gestiones pertinentes para llevar a su familia al país austral.

Cabe mencionar que una comisión perteneciente a la División Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se trasladó hasta la escena para proceder con el levantamiento del cuerpo y trasladarlo hasta la morgue de la localidad para dar inicio a la necropsia de ley, así como también para recabar todas las evidencias para determinar si efectivamente se trata de un accidente.

Comments

Comments are closed.