El abogado criminalista, Fermín Mármol García, estimó que en 2018 el secuestro ha tenido una “disminución importante” en el Distrito Capital.

Durante una entrevista exclusiva con Sumarium, indicó que en materia de secuestros, hay “dos cambios fundamentales”, el primero, el descenso en Caracas y, el otro, referente al tiempo.

“El secuestro breve le ha dado paso al secuestro prolongado (…) Tenemos menos secuestros, pero con mayor durabilidad”, agregó.

El profesor universitario consideró que seguramente los antisociales que se dedicaban a este delito, se mudaron a otras actividades ilícitas. Asimismo, cree que el desmontaje de las zonas de paz como la Cota 905, pudo haber ayudado “a golpear a bandas criminales que operaban y sin lugar a dudas, el Gobierno fue bastante contundente y eso tenemos que reconocerlo”.

En ese sentido, Mármol explicó que Venezuela tiene un tipo de criminalidad que ha logrado control territorial. “Para nadie es un secreto que tenemos megabandas, un grupo que le dicen los Boliches, lo que pasa con los seudosindicatos mineros y el control que tienen en Bolívar, o el pranato carcelario o los colectivos”, recordó al tiempo que señaló que una de las tareas pendientes que tiene el país es que no haya ninguna parroquia bajo estructuras del crimen.

Expuso que el  problema económico del país ha “exacerbado” una delincuencia que genera “muchos hurtos, robos de poca monta y eso también golpea a la familia venezolana”, expuso.

“Hay una delincuencia violenta, asesina, que a su vez le ha nacido el rasgo de perversidad, el disfrute por hacer daño. Creo que hay una delincuencia que disfruta dañarnos pisocológicamente cuando somos víctimas de un delito, haciéndonos daños físicos y eso se debe a una infancia de maltrato y de carestía del amor”, remató.

Comments

Comments are closed.