Mark Hyman, nutricionista y director del Centro de Medicina Funcional de Cleveland, creó un programa de nutrición para perder peso en diez días.

Con el nombre de “El régimen de desintoxicación de 10 días”, el especialista enseña cómo restaurar el equilibrio de la glucemia y quemar grasa. Comenzando desde nuestra forma de comer y cocinar, reseña una publicación del El Confidencial.

Cambio de hábitos alimenticios

En el programa, ideado científicamente por Hyman, el primer paso es aprender que alimentos se deben consumir. Indica que debes eliminar de tu cocina el azúcar, la sal y al contrario llenarla de frutas y verduras, los productos más naturales posibles.

El especialista en su libro recomienda una lista de compras muy detallada de los productos naturales y aconseja comprar en tiendas locales y mercados, también muestra una serie de recetas que puedes preparar con los alimentos indicados.

Lista de la compra

Debes tener a mano una libreta para añadir todos los ingredientes básicos que son esenciales para preparar cualquier plato. Si crees que este es otro régimen insípido, estás equivocado. Las especias son más que bienvenidas, especialmente las desintoxicantes, como la cúrcuma, el tomillo o la pimienta de cayena. Pero también salsas como la mostaza de Dijon. También las semillas y los aceites vegetales se convertirán en una necesidad.

La pesadilla con la que todos nos enfrentamos es sobre si vamos a pasar hambre o no. Hyman, sin embargo, asegura que en los diez días nadie tendrá que sufrir, porque es una dieta que, en lugar de eliminar, quiere reequilibrar las cantidades y especialmente restablecer una relación saludable con esos alimentos que nos hacen realmente bien.

Desintoxica tu cuerpo

Según el autor, los productos lácteos y el café en el desayuno son la primera causa de inflamación para nuestro cuerpo, el primer día de desintoxicación debes empezar con un agradable suave y fresco batido de frutas. Incluye jengibre y pepino o hazlo de fresa y almendras, con nueces, semillas de calabaza o cáñamo o kiwi y chia.

Para la hora del almuerzo, por otro lado, hay dos opciones: una sopa caliente, pero siempre sabrosa, o lo que doctor llama el superbuffet de ensaladas, o una abundante selección de verduras sin almidón (como espárragos, acelga, coliflor o radicchio). En cualquier caso es importante agregar, para tener la energía necesaria para llegar al final del día, siempre algunas proteínas, como pollo, pavo o salmón.

Para cenar puedes optar por hacer comidas muy interesantes, pero ciertamente más costosas en términos de esfuerzo y tiempo, como salmón con curry de coco o recetas básicas que van desde brochetas de pollo hasta salmón asiático o a la plancha con mermelada de cebolla. Lo importante, como para el almuerzo, es consumir proteínas acompañadas de muchas verduras. Y para aquellos que no quieren comer carne, también hay propuestas vegetarianas y veganas que incluyen tofu y tempeh en lugar de que provengan de animales.

Comments

Comments are closed.