La salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid, se venía gestando muchos meses antes de que el conjunto blanco ganara su tercera Champions League consecutiva.

De acuerdo con un trabajo publicado por el diario español El Mundo, , Ronaldo comenzó a tener problemas con Hacienda en mayo de 2017, precisamente el 11 de mayo, fecha en la cual el portugués llamó a una reunión en su casa, quería conocer quién era el culpable de los problemas fiscales que estaba enfrentando.

“No tengo estudios. Lo único que he hecho en mi vida es jugar al fútbol, pero no soy tonto y no me fío de nadie. Por eso cuando contrato a un asesor siempre le pago el 30% más de lo que pide, porque no quiero problemas”, señaló CR7 según lo reseñado en el diario. Esa reunión dio el inicio a la cuenta regresiva para salir del Real Madrid.

Al parecer, la cifra que el delantero debía pagar a Hacienda rondaba los 150 millones de euros. “¡Yo nunca dije que no se pagaran impuestos! ¡Quiero saber qué ha pasado! No entiendo nada, los impuestos los pagan los patrocinadores. ¿Por qué me acusan a mí?”, exclamó el astro portugués.

De acuerdo con lo dicho por el abogado del jugador, para ese entonces, todo estaba bajo control, pero meses después, cuando tuvo que llegar a un pacto con la Hacienda española, se dio cuenta de que algo no andaba bien.

La última esperanza de CR7 era que el Madrid y Florentino Pérez, presidente de la entidad blanca, intercedieran en el fisco español como lo hizo el FC Barcelona con Lionel Messi y con otros tantos, pero eso no sucedió. Cristiano le habría declarado la guerra al Madrid y a Florentino en ese momento.

Asimismo, la investigación destaca las “pataletas” del jugador por encontrarse, no en números, por detrás de la leyenda argentina Alfredo Di Stéfano, en cuanto a la importancia que él merecía en el conjunto merengue; pero también la importancia que el delantero lusitano daba al salario, siendo el tercer jugador mejor pagado: por detrás de Messi y de Neymar.

“Es una falta de respeto que yo, el Balón de Oro, gane menos que Messi y Neymar. No es dinero, es estatus, respeto”, apuntó Ronaldo, de acuerdo a lo que se señala en el diario.

Todos estos aquelarres, llevaron al borde de la locura al técnico francés Zinedine Zidane, quien no aguantó la presión de CR7 por su salario y la de Gareth Bale por el otro por tener más minutos de juego.

“Resolved lo de Cristiano como sea, porque no habla de otra cosa en el vestuario, es insoportable”, aseveró el entrenador francés a la directiva del club tras perder la paciencia con su jugador estrella.

Tras ganar la décima tercera corona europea con el Real Madrid, el jugador se declaró culpable de cuatro delitos fiscales y tuvo que desembolsar 18,8 millones de euros para deshacerse de Hacienda. Poco después, la Juventus de Turín anunció su fichaje por un poco mas de 90 millones de euros por cuatro años.

Comments

Comments are closed.