La reina Isabel II del Reino Unido tiene un dispositivo especial con el que puede simular el saludo en caso de fatiga.

Se trata de una mano artificial que le regalaron a la reina por una broma unos estudiantes australianos hace unos años. “Creo que pensaron que le parecería impertinente, pero quedó fascinada”, explicó la princesa Ana, hija de Isabel II, al biógrafo real Robert Hardman para el libro “Queen of the World” (‘La reina del mundo’), según reseña RT.

Isabel II llevó el regalo al Reino Unido y lo tiene guardado en Balmoral, la residencia estival de la reina y su esposo, el duque Felipe de Edimburgo. “No creo que alguna vez lo haya usado en público, pero escuché que se convirtió en una broma familiar muy querida”, escribió el autor.

Comments

Comments are closed.