El ultraderechista Jair Bolsonaro, candidato a la Presidencia de Brasil, afirmó hoy que el único resultado que “aceptará” en las elecciones de octubre será su victoria.

“Sobre si las instituciones militares aceptan el resultado, yo no hablo por los comandantes (del Ejército), les respeto. Yo, por lo que veo en las calles, no acepto un resultado de las elecciones diferente de mi elección”, aseguró Bolsonaro en una entrevista en el programa Brasil Urgente desde la habitación del hospital donde se encuentra ingresado desde hace tres semanas tras ser apuñalado.

Bolsonaro consideró que su postura no es “antidemocrática” porque, a su juicio, el “sistema electoral” de Brasil no existe “en ningún país del mundo”, al cuestionar el voto electrónico en el país suramericano.

Los comicios presidenciales se celebrarán el próximo 7 de octubre y si ninguno de los candidatos obtiene el 50 % más uno de los votos habrá una segunda vuelta el 28 de octubre.

El abanderado del Partido Social Liberal (PSL) subrayó que el Partido de los Trabajadores (PT), liderado desde la cárcel por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y cuyo candidato es Fernando Haddad, tan solo vencería en una segunda vuelta con “fraude”.

Según la última encuesta del instituto Ibope, Bolsonaro tiene el 27 % del favoritismo, frente al 21 % del progresista Fernando Haddad y ambos se enfrentarían en la segunda ronda.

Lamentablemente no tenemos forma de auditar las elecciones, solo (ganarían) con el fraude”, señaló en referencia a una eventual victoria de la formación de izquierdas.

Bolsonaro se presentó como un “demócrata” y acusó al PT de “ser el “camino” para que Brasil acabe convertido en una Venezuela.

Durante la entrevista también comentó los desencuentros mantenidos en las últimas semanas con su compañero de fórmula, Hamilton Mourao, a quien desautorizó unas opiniones sobre salarios.

El general en la reserva Mourao criticó que los trabajadores reciban beneficios tales como los aguinaldos, que calificó de “mochila en la espalda” para los empleadores, que “recaudan durante doce meses y tienen que pagar trece”, pero Bolsonaro le salió al paso a través de las redes sociales.

El candidato, quien tiene el alta programada este fin de semana, reconoció hoy en la entrevista que le pidió a su compañero de fórmula que “estuviera quieto” porque “estaba molestando”.

Bolsonaro aseguró que “está con más gas” para enfrentar las elecciones después de haber sido acuchillado el pasado 6 de septiembre durante un acto de campaña en la ciudad de Juiz de Fora y afirmó que, por recomendaciones médicas, no podrá salir de casa hasta el día 10 de octubre. EFE

Comments

Comments are closed.