El presidente de Chile dijo en Washington el viernes que “hay un diagnóstico muy compartido” sobre que Venezuela no es una democracia y que le detalló a Donald Trump las iniciativas del Grupo de Lima para actuar “dentro del marco del derecho internacional”.

“Tenemos un diagnóstico muy compartido, Venezuela no es una democracia”, dijo Sebastián Piñera tras reunirse con su homólogo de EEUU en la Casa Blanca.

En ese sentido, el presidente chileno fue tajante: “Venezuela no es una democracia, es un país que está viviendo una tremenda crisis política, económica, social y humanitaria”.

Antes de entrar en la reunión con Piñera, Trump había dicho que “Venezuela es un desastre”.

“Esto hay que limpiarlo y hay que hacerse cargo de la gente”, afirmó Trump, después de que esta semana ya expresara en la ONU sobre la crisis en ese país que “todas las opciones están en la mesa, todas. Las fuertes y las menos fuertes”.

Sin embargo, Piñera no detalló a la prensa cuáles posibles soluciones se evocaron en la reunión con Trump.

Le explicamos todas las iniciativas que ha hecho Chile y también los países del grupo de Lima, para hacer, dentro del marco del derecho internacional, todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar al pueblo venezolano”, expresó Piñera.

“Ayudar al pueblo venezolano a recuperar su libertad, su democracia, el respeto a los derechos humanos y sacar a Venezuela de esta crisis humanitaria”, enumeró.

Chile integra el Grupo de Lima, una instancia conformada por 14 países americanos y creada en 2017 en Perú con el fin de colaborar en la búsqueda de soluciones para la crisis político-social venezolana.

En la mañana, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), Piñera volvió a rechazar una eventual injerencia armada en ese país.

La aguda crisis económica de Venezuela se intensificó con la caída de los precios del crudo entre 2014 y 2016. La debacle se destaca, además de la hiperinflación, por una severa escasez de alimentos y medicinas.

Según la ONU, unos 2,3 millones de venezolanos (7,5% de la población de 30,6 millones) vive en el exterior, de los cuales 1,6 millones han emigrado desde 2015.

“Hay muchos, demasiados venezolanos que se están muriendo por falta de alimentos o por falta de medicinas”, sostuvo Piñera. AFP

Comments

Comments are closed.