El peso argentino registró hoy por segunda jornada consecutiva una fuerte depreciación, esta vez de 3,7 por ciento, y superó por primera vez la cotización de 42 pesos por dólar en la banca oficial.

Desde comienzos de 2018 el tipo de cambio aumentó en Argentina casi un 120 por ciento mientras que el peso se devaluó más del 56 por ciento, en una crisis generada por la desconfianza de los mercados ante la política económica del presidente Mauricio Macri.

La cotización del dólar subió hoy un 3,7 por ciento en comparación con el jueves hasta cerrar en 42,10 pesos por dólar en el Banco de la Nación Argentina (BNA, estatal).

El alza del dólar se dio en la última jornada cambiaria antes de que comience a regir el lunes, por decisión del nuevo directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA, emisor), un plan de flotación de la cotización de la moneda estadounidense entre los 34 y los 44 pesos, en dos bandas que se indexarán a un ritmo del 3 por ciento mensual.

Si el valor cruza el límite superior, el Central intervendrá con la venta de 150 millones de dólares diarios. Cuando perfore el límite más bajo, saldrá a comprar divisas.

El programa monetario fue difundido hoy oficialmente por el BCRA y también contempla medidas para bajar la inflación, que a fin de año podría cruzar, según diferentes estimaciones, el 40 por ciento.

Argentina acordó en junio pasado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) recibir un auxilio financiero de 50.000 millones de dólares por tres años para superar lo que el presidente Macri llama “una tormenta” financiera.

Sin embargo, este miércoles las autoridades argentinas y del FMI anunciaron un aumento de 7.100 millones de dólares del monto pactado en junio.

La renegociación habilitó que el organismo acelere los desembolsos de fondos a Buenos Aires, que ya no tendrán carácter de precautorios sino que podrán ser plenamente utilizados por el Gobierno.

De esa forma, el FMI otorgará 13.400 millones de dólares este año, 22.800 millones en 2019 y 5.900 millones en 2020, con lo que se busca tranquilizar a los mercados acerca de la capacidad de Argentina de afrontar sus compromisos de deuda sin entrar en cesación de pagos.

Comments

Comments are closed.