El dramático entierro de Ender Antonio Bracho, en Los Tres Reyes Magos (Maracaibo),  refleja una de las tantas caras de la crisis que se vive en Venezuela. Su familia tuvo que simular un entierro para Bracho, envolviéndolo en una sábana y cavando un hueco al frente de su casa para poder enterrarlo, según un reportaje de Versión Final.

Sus allegados tenían planes de sepultarlo allí la mañana de este jueves, sin una previa preparación ni bajo las condiciones sanitarias mínimas. Pasadas las 10:00 am introdujeron el cuerpo en la improvisada tumba que habían cavado y no se atrevieron a taparlo con arena, porque tenían la esperanza de que la Alcaldía o la Gobernación, pudieran ayudarlo.

Según Yadira Bracho, hermana del difunto, ellos se vieron obligados a enterrarlo ante la falta de repuesta del Estado, pero luego lo “sacaron de la tumba porque estaba aguantando mucho sol”. Pasado el mediodía, el cuerpo del difunto fue llevado de regreso a su habitación.

Toda esta situación quedó grabada en un video que se hizo viral en redes sociales. Según Versión Final, horas después de ese hecho, la familia recibió la noticia de que la Gobernación de Zulia asumiría los gastos de su sepultura.

A las 12:30 de la tarde, la llegada de carroza fúnebre, con el ataúd y los implementos para armar lo que sería su sala velatoria, desahogaron las preocupaciones de los Bracho. “Vamos a poder velarlo y enterrarlo como debe ser“, comentó un familiar entre lágrimas.

Los trabajadores de la funeraria San José se encargaron de preparar el cuerpo, por orden de la Gobernación, y armaron el espacio para que sus familiares y allegados puedan despedirse de él. El entierro será mañana a las 9:00 a.m. en el cementerio San Francisco de Asís.

Falta de antibióticos y estafa

Una septicemia, provocada por una infección de oído que no pudo tratarse por la falta de recursos, aunado la precaria atención en los hospitales de Maracaibo, causó el deceso de Bracho a las 9:00 a.m. del pasado miércoles.

Por otro lado, la familia de Bracho pagaba puntualmente los servicios en la funeraria Previpaz, pero la caída por dos meses en el pago de las cuotas ocasionó el vencimiento del contrato, lo que representaba la única alternativa para ofrecerle el descanso eterno a su hijo varón.

“Nos estafaron, como teníamos dos meses sin pagar nos dijeron que se venció el contrato. Hablé con ellos comprometiéndome a que íbamos a pagarlo pero que lo enterraran dignamente pero se negaron. Nos estaban cobrando 2 millardos de los bolívares de los nuevos solo por enterrarlo. No hubo manera de convencerlos“, comentó la señora.

Comments

Comments are closed.