Tomarse un “negrito” largo o corto, un “guayoyo o un “marrón” por las mañanas o en las tardes era un gusto placentero que casi todos los venezolanos podían hacerlo a diario, sin embargo, ahora pedir un café en las panaderías se ha convertido en un lujo para la mayoría.

La reconversión monetaria, que arrancó a finales de agosto, y la hiperinflación que vive el país ha afectado también esta costumbre por lo que ahora mucha gente piensa dos veces antes de tomarse un café pequeño o grande.

Y ahora más, cuando en algunos sitios un simple café ya rebasa los Bs.S. 100 (10 millones de bolívares fuertes).

El dueño de una panadería en el este de Caracas recuerda que en junio de este año, un café pequeño se situaba en un millón de bolívares, es decir BsS. 10. “Eso ya era un escándalo”. No se diga ahora.

Sumarium hizo un recorrido por seis panaderías y cada una tenía un precio diferente, tanto del café pequeño como del grande.

El café pequeño más barato se lo conseguía en una panadería ubicada en La California, en el este. Su precio es de BsS. 15, y el café grande costaba Bs.S. 30.

Mientras que el café grande más económico se lo conseguía en un panadería de Los Palos Grandes, a BsS. 25. En esa misma panadería el pequeño costaba Bs.S. 17.

En otras tres panaderías, los precios del pequeño variaban entre 18 y 30 bolívares soberanos. Pero en una de las panaderías ubicada en Los Palos Grandes, el café pequeño alcanzaba los BsS. 82. Y por el grande pedían la exorbitante cantidad de BsS. 113, es decir 11 millones de los viejos.

“Ha sido el café más caro que he pagado en mi vida”, dice Andrés V., comunicador social, quien gastó más de BsS. 200 en dos cafés y un postre en dicho lugar.

En las máquinas de la famosa marca Nescafé, el costo de un café es de Bs.S. 45. Según una joven universitaria, ese mismo vaso costaba en junio un millón y medio de bolívares, es decir Bs.S. 15.

“Con esos precios es imposible tomarse a diario un café”, asegura la joven.

El tuit del periodista Eugenio Martínez, del 20 de agosto, ya mencionaba que el café se volvió más costoso. Un café y un dulce le costó Bs.S. 72.

 

Comments

Comments are closed.