El Programa Mundial de Alimentos (PMA), el principal brazo humanitario de Naciones Unidas, informó hoy de que necesita 22 millones de dólares suplementarios para atender al creciente número de venezolanos que entran a Colombia.

“Cuando las familias inmigrantes llegan a los centros de recepción reciben alimentos calientes y pueden quedarse de tres a cinco días, pero luego tienen que irse para que otros recién llegados puedan ser atendidos”, dijo el portavoz del PMA, Herve Verhoosel.

Muchos de los que tienen que abandonar esas instalaciones temporales se convierten en personas sin domicilio o viven en asentamientos informales que se van creando.

Miles de familias venezolanas “viajan días y semanas por rutas peligrosas que pasan ríos, encuentran frecuentemente gente mal intencionada y, en general, no están preparadas para este tipo de travesía”, explicó.

La falta de alimentos se convierte en el principal problema para quienes atraviesan a diario la frontera entre Venezuela y Colombia, que cuenta con siete puntos de pasaje oficiales y más de un centenar informales, con más del 50 % de inmigrantes que entran a Colombia por estos últimos.

El PMA ha proporcionado ayuda alimentaria de emergencia a más de 60.000 venezolanos en los departamentos fronterizos de Arauca, La Guajira y el Norte de Santander, en Colombia, y más recientemente ha empezado también a operar en el departamento de Nariño, que tiene frontera con Ecuador.

A petición de la autoridades colombianas, el organismo también desarrollará actividades en favor de la integración de los inmigrantes y la estabilidad de las comunidades que los reciben.

“Ante el aumento previsto de inmigración a Colombia, el PMA espera que la comunidad internacional siga apoyando esta respuesta de emergencia”, comentó Verhoosel.

Según recientes evaluaciones efectuadas por el PMA entre inmigrantes en Colombia, el 80 % de ellos sufren de inseguridad alimentaria.

Países vecinos están desbordados

Está totalmente desbordada la ciudad (Cúcuta). Ya no hay trabajo, los migrantes hablan de situaciones rudas, porque muchos están entrando sin papeles y no tienen ningún tipo de apoyo legal, no tienen acceso a la educación, a la salud muy precariamente y entonces están expuestos a todo tipo de abusos y de violencia”, dice Norah Restrepo, oficina regional de comunicaciones para América Latina y el Caribe del PMA.

Los venezolanos siguen su camino a otras ciudades de Colombia, Ecuador y Perú. El viaje es todo menos sencillo. Ecuador está a 1600 kilómetros y tardan un mes en llegar. Caminan 11 horas al día y tienen que cruzar un paso de montaña a 3400 metros de altitud, con temperaturas bajo cero.

Daria Silva viaja con su familia de Cúcuta a Cali. Salieron de sus casas en Venezuela hace tres meses. “Era horrible porque nos estábamos muriendo de hambre”, dice en una entrevista con el PMA. “Estábamos pasando trabajo. No hay medicamentos, no hay comida, no hay nada. Y cada día es peor y peor. ¡Se están muriendo los niños!”

La mayoría de los venezolanos están muy poco preparados para el frío. “Les hemos preguntando que llevaban y nos dicen ropa, algunas cosas para dormir, pero ni bebida, ni comida, ni dinero porque no lo tienen”, cuenta Restrepo.

El PMA da comida caliente a los migrantes más necesitados, sobre todo mujeres y niños. Han atendido a más de 100.000 personas en Colombia y Ecuador.  Otras organizaciones de la ONU como la agencia para los refugiados, ACNUR, y la Organización Internacional para las migraciones también les proporcionan ayuda y asistencia legal.

El PMA no tiene presencia en Venezuela. “No hemos recibido ninguna petición del Gobierno para asistir, pero en tanto que nos pidiera tendríamos la posibilidad de asistir”, explica la portavoz.

Las organizaciones de la ONU se preparan para que el flujo de migrantes siga aumentando. “Vemos que la situación va a seguir incrementando.  Hablamos de Sudamérica porque es la parte más impactada, pero también van a Centroamérica y el Caribe. Realmente ha llegado a ser una crisis regional y lastimosamente vemos que va a seguir aumentando”, explica Restrepo.

Comments

Comments are closed.