Este martes está previsto que unos 230 venezolanos dejen Boa Vista, Brasil, rumbo a Curitiba y Porto Alegre, dos ciudades del sur del país en las que se han identificado mejores oportunidades de empleo para los inmigrantes.

Segúncoronel Georges Feres Kanaan, uno de los responsables de la operación realizada por el Gobierno brasileño para acoger a los miles de venezolanos que han llegado al país, con esos 230 llegarán a unos 2.200 los venezolanos reubicados, siempre en coordinación con las autoridades de las ciudades receptoras, las cuales aseguró que han “comenzado a entender que estamos frente a un problema nacional”.

Kanaan sostuvo que en las calles de Boa Vista, en las que hace unos meses llegaban a dormir cada noche unos 2.000 venezolanos, ya casi no hay inmigrantes, pues los abrigos construidos en los últimos meses han acogido a prácticamente todos.

Aún así, en las próximas semanas concluirá la construcción de un nuevo albergue en Boa Vista, con capacidad para unas 1.000 personas, en previsión de que el flujo migratorio puede incrementarse, a pesar de que se ha estabilizado en las últimas semanas.

Según datos oficiales, cada día ingresa a Brasil por la ciudad de Pacaraima un promedio de 500 venezolanos, pero sólo un 10 por ciento llega en situación de “vulnerabilidad” y necesita el apoyo de las autoridades. EFE

Comments

Comments are closed.