El Gobierno de Venezuela pidió este domingo explicaciones a las embajadas de Chile, México y Colombia en Caracas tras una “confesión” de un detenido por el fallido atentado contra el presidente, Nicolás Maduro, ocurrido el 4 de agosto y por el que se acusa al diputado Julio Borges de ser el autor intelectual.

En ese sentido, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México rechazó “categóricamente” las “infundadas” acusaciones sobre una supuesta participación de su personal diplomático en Caracas “en el presunto atentado contra el presidente Nicolás Maduro”.

La Cancillería mexicana aseguró que el Gobierno mexicano y su personal diplomático “actúan siempre con pleno respeto al derecho internacional y conforme a los principios de política exterior” señalados en la Constitución.

“México continuará realizando esfuerzos diplomáticos para contribuir a una solución pacífica, y definida por los propios venezolanos, a la grave crisis que enfrenta ese país”, agregó la Cancillería.

La respuesta de Chile

Asimismo, el Gobierno chileno rechazó las “gravísimas y calumniosas insinuaciones y amenazas” del Ejecutivo venezolano sobre la presunta vinculación.

“Chile considera de la más alta gravedad las amenazas expresadas por el Gobierno venezolano en contra de la integridad de nuestra representación diplomática en Caracas. Instamos al Gobierno de Venezuela a actuar con responsabilidad y cordura y a retirar sus calumniosas insinuaciones en contra de nuestro país”, señaló la Cancillería de ese país en un comunicado.

La Cancillería chilena subrayó que Chile es un país que respeta el derecho internacional y aseguró que el Ejecutivo de Maduro “carece de integridad moral para levantar calumnias” contra el país suramericano. Además indicó que ha citado al embajador de Venezuela en Santiago para este lunes a primera hora en la sede de la Cancillería.

“Llamamos al Gobierno de Venezuela a solucionar a través del diálogo y las negociaciones la tragedia en la que ha sumido a su país y a su pueblo, y que ha creado la mayor migración de desesperados ciudadanos en toda la historia del hemisferio”, concluyó.

El comunicado de Colombia

Por su parte, el Gobierno de Colombia rechazó “categóricamente” las acusaciones de Venezuela hechas por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez”.

“En la actual coyuntura que vive Venezuela, la embajada de Colombia y los 15 consulados acreditados en el hermano país no tienen interés distinto al de trabajar coordinadamente por la asistencia y protección de nuestros connacionales”, agregó la Cancillería.

De la misma forma, aseguró que las afirmaciones del funcionario venezolano “carecen de todo fundamento”, al tiempo que expresó su “preocupación por las repercusiones que en materia de seguridad pudiesen tener dichos señalamientos sobre el personal diplomático y consular de Colombia acreditado en Venezuela”.

Con información de EFE

Comments

Comments are closed.