El exembajador de Venezuela ante la Organización de Naciones de Unidas (ONU), Diego Arria, señaló este viernes por la denuncia que interpondrán cinco países ante la Corte Penal Internacional (CPI) contra el presidente Nicolás Maduro que ésta “tendrá consecuencias importantes” pero no forzará la destitución del venezolano a su cargo.

Asimismo, indicó en una entrevista a NTN24 que “la Corte no puedo obligarlo, la Corte no tiene oficiales, no tiene policías que lo puedan aprehender o destituir. El efecto que esto tiene es sobre el manejo interno del país, sobre la política interna del país“.

Sostuvo que la decisión influiría dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb): “Que las Fuerzas Armadas vean que este señor que está destituido del cargo en el fondo ha cometido una serie de crímenes abominables y está abalado por los jueces que conforman la Corte Penal Internacional”.

Indicó que no descarta que Canadá se una a la denuncia, puesto que “no es solamente un país honorable, sino que maneja sus relaciones diplomáticas de una manera muy honorable e independiente“.

Transición por tres años

El diplomático comentó en una entrevista a EVTV que de darse una transición en Venezuela ésta duraría 3 años, dado que hay que desmontar “el aparataje cubano. Eso implicará negociaciones con los propios cubanos”.

Puntualizó que en Venezuela hay “60.000 cubanos”. “La diáspora venezolana es la reserva internacional más importante del país, no está en el Banco Central, no están los lingotes de oro, está en el talento de tantos venezolanos que ahora son distintos de cuando salieron“, sumó.

Puntualizó que “nosotros vivimos más la partidocracia que la democracia. Nunca he dejado de ser independiente. Si no logramos desalojar al régimen antes de final de año, esto amenaza con perpetuarse. Tengo fe de que hay salida”.

 

Comments

Comments are closed.