Romulus Nyuawode nació en Togo y murió el pasado martes cuando se derrumbó el hotel Ritz en España.

Según reseñó el diario El Mundo de España, el hombre de 41 años trabajaba desde el pasado mes de junio como colocador de placas de yeso para una empresa ubicada en Guindalera, en el distrito de Salamanca.

La esposa de la víctima manifestó que “desde que estaba en esta empresa estaba feliz, estaba muy contento” y agregó con voz temblorosa que “se ha ido una gran persona, un tipo excepcional”.

Sólo espero que esto que le ha pasado no vuelva a suceder porque no habían notado nada raro en la obra ni nadie les avisó de ningún peligro”, dijo la mujer.

Romulus estudió comunicación en una universidad en Costa de Marfil, además era cantante de ópera. Sus allegados destacaron que el hombre “era alguien súper preparado, pero en Europa nunca tuvo un trabajo a la altura de sus posibilidades”.

Asimismo, el togolés llegó de manera legal a España: “Es mentira quien diga que llegó de otra forma. Pasó por varias empresas donde le trataban bastante mal. Hasta el pasado mes de mayo estuvo en una empresa donde le explotaban y cada vez que le tocaba irse de vacaciones le daban de baja”.

Otro conocido de Nyuawode aseveró que “se puede describir a Romulus como alguien muy amigo de sus amigos y muy familiar. Era una persona con valores. Sé que parece un tópico, ya que se dicen esas cosas cuando alguien se nos va, pero era alguien muy especial que se preocupaba por la gente y con una calidad humana de los que ya no quedan”.

Comments

Comments are closed.